¿Quieres aprender más sobre las naves espaciales? ¡Aquí conocerás todo!

portada de naves

En algún punto de la vida, el sueño de toda persona ha sido poder pilotar o ser parte de la tripulación de las naves espaciales. Vivir esa experiencia es algo que solo los más capacitados física y mentalmente pueden soportar, puesto que no es nada sencillo.

Además, conlleva a una serie de riesgos que también deben ser tomados en consideración a la hora de afrontar tal realidad. Sin embargo, hoy en día, la NASA y el tránsito espacial, tiene sus esperanzas en alto gracias al avance de la tecnología. Por tanto, nuevos modelos están siendo diseñados para garantizar una excelente misión y seguridad de los tripulantes.


También te puede interesar nuestro artículo: ¿Conoces el asteroide que pudo impactar la Tierra en este 2020?


Contenido del Artículo()

    Despeja las dudas conociendo qué son las naves espaciales con exactitud

    Las naves espaciales, son un invento tecnológico avanzado del ser humano, considerado como un vehículo estelar. Desde décadas atrás, han sido objeto de constantes mejoras y avances, en pro de ir más allá de los límites. Para ello, incluso hoy en día la NASA, en conjunto con Space X, ha dado un gran paso adelante con respecto a estos medios de transporte.

    Pero, en líneas generales, para entender qué son las naves espaciales, primeramente, se debe tener algo muy en claro. Con respecto a ello, las naves espaciales se diferencian por completo de los cohetes espaciales como tal.

    Las naves, se definen como una cápsula, transbordador o satélite artificial, capaz de un fin en específico. En base a ello, también puede clasificarse en aquellas naves que son tripuladas y las que no. Sin embargo, independientemente de la vertiente que sigan, están diseñadas para cumplir, en la medida de lo posible, con su objetivo.

    nave espacial blanca
    Fuente: NatGeo

    Por su parte, los cohetes espaciales, se define como un anexo al cual se enlaza una nave espacial. Por sí sola, la nave no puede escapar de la atracción gravitacional de la órbita terrestre, ni propulsarse correctamente desde el suelo. Para ello, requiere de un motor a propulsor, otorgado por estos cohetes.

    Entender esa diferencia, hará que se comprenda exactamente qué son las naves espaciales en realidad. A pesar de que tradicionalmente el cohete y la nave se consideren la misma estructura, realmente están separadas y cumpliendo funciones diferentes.

    ¿Qué características definen a las naves espaciales actualmente? ¡Entérate de lo más avanzado en astronáutica!

    Desde que el hombre llegó a la luna con las misiones de Apolo, mucho camino ha recorrido la ciencia para igualar a estas naves espaciales. Aunque existan un sinfín de teorías conspirativas sobre este suceso, lo cierto es que representó un antes y un después en astronáutica.

    Hoy en día, las naves espaciales están siendo cada vez más desarrolladas y mejor construidas, sobre todo gracias al apoyo de SpaceX. La compañía que sueña con viajes comerciales a la luna o Marte, ha sido protagonista esencial en el diseño de ciertas características para naves espaciales.

    Nuevo diseño de módulo

    El módulo, es la pieza más importante de estos vehículos siderales, puesto que, dentro de ellos, se ubican los cosmonautas. En su defecto, es quien portará la respectiva sonda o tipo de instrumento que se desee lanzar al espacio.

    Desde la última misión de Apolo y al alunizaje, se ha buscado repetir la fórmula, pero mejorada con la tecnología actual. Por ende, en la actualidad, el más reciente proyecto de la NASA, Orión, da cátedra en cuanto a su nueva nave espacial.

    Este módulo, está equipado con una mejor capacidad de navegación y tripulación, excelente respaldo eléctrico y propulsión. A su vez, posee una capacidad de control térmico o termorregulación que antes no se tenía. Por si fuera poco, incorpora un sistema de agua preciso para garantizar ciertas funciones, siendo cómoda y práctica para sus astronautas.

    La reutilización empieza a sonar fuerte

    Las naves espaciales, ahora son diseñadas en pro de que puedan reingresar a la Tierra y que puedan ser reutilizadas. Con miras a no disponer de tanto presupuesto, hacer de estas naves sinónimo de reutilización, es un excelente paso.

    Para ello, ahora los módulos integran mejores sistemas de amortiguación y de propulsión para reingresar al planeta. De esa manera, disminuye el impacto de choque al momento de aterrizar, una vez más, en el planeta.

    La propulsión y acople

    Además de las características nombradas, las más recientes naves espaciales, poseen una gran capacidad de propulsión. De esa manera, se ha minimizado completamente el riesgo con respecto al despegue y sucesos relacionados.

    Por tal motivo, ahora las naves son capaces de impulsarse y acoplarse a otros módulos sin presentar fallas. Gracias a esto, es posible confeccionarlas o atender algún contratiempo menor que se pueda presentar durante la misión como tal.

    Mejores materiales

    Aunque no se ha cambiado mucho con respecto a los materiales utilizados, es cierto que las naves espaciales, son cada vez menos pesadas. Se ha logrado optimizar la construcción de las mismas, reduciendo un poco la utilización de aluminio y titanio.

    Mediante el añadido de fibra de carbono, metódicamente y sin exceder los límites, esa transición en el peso, ha fluido excelentemente. Como resultado, se han obtenido naves más precisas y duraderas en el tiempo.

    ¿Alguna vez te has preguntado qué combustible usan las naves espaciales?

    La propulsión espacial, es uno de los eventos más impresionantes que pueden ser atestiguados. En el momento en el que se produce la primera combustión, es imposible no sentir la piel de gallina. Por ende, para entender exactamente cómo funciona, se debe conocer qué combustible usan las naves espaciales.

    naves en la tierra
    Fuente: ElPais

    Gracias al uso de ciertos componentes, es posible generar la chispa que necesita el motor espacial. La cantidad de combustible, necesitará ser la ideal para impulsar por completo al motor más potente del que se tiene uso de constancia.

    Para accionar el motor, se necesita del combustible líquido y del combustible sólido. Como se trata de un motor de reacción, debe combinar ambos elementos para generar un resultado que resulte explosivo.

    El combustible líquido, por lo general, es queroseno, oxígeno líquido o hidrógeno líquido. Ellos, son sometidos a la capacidad carburante del combustible sólido, el cual suele ser aluminio con perclorato de amonio. Comprendiendo esta premisa, se responde a la pregunta sobre qué combustible usan las naves espaciales.

    Pedro Costa

    Amante del cosmos, las estrellas y los agujeros negros. Pedro nació con un telescopio bajo del brazo y le inculca a sus dos hijos la gran pasión que tiene por este mundo.

    Subir