Equinoccio de Primavera: La bienvenida a una nueva estación

equinoccio de primavera

El equinoccio de Primavera o equinoccio de marzo es el día que marca el punto inicial del comienzo de la primavera en el hemisferio norte terrestre y del otoño en el hemisferio sur.

El equinoccio de primavera, al igual que otras efemérides astronómicas como los solsticios, es un evento destacable. A pesar de que en diferentes culturas este día ha sido usado para marcar el comienzo de una nueva estación, hoy en día nos ayuda a poner en perspectiva la forma en que nuestra civilización se ha dedicado a estudiar las estrellas.

De hecho, el equinoccio de primavera es una fracción de 4 eventos que marcan los cambios de las estaciones en los hemisferios norte y sur del planeta: equinoccio de primavera, equinoccio de otoño, solsticio de verano y solsticio de invierno de invierno.

Nuestro sistema solar tiene rincones de los que tal vez no has escuchado jamás. Tal vez te interese leer nuestro artículo sobre la Nube de Oort: La última frontera del sistema solar


El estudio de fenómenos como los equinoccios son perfectos para comprender el comportamiento de nuestro planeta como consecuencia de su propio movimiento y su órbita en torno al Sol. 

Por eso, en este interesante artículo estudiaremos a detalle los elementos más importantes del equinoccio de primavera y otros sucesos similares: ¿Qué los causa? ¿Qué efectos tienen sobre nuestra vida diaria? y ¿Cuándo es el equinoccio de primavera?

Comenzamos por lo primero, ¿sabes qué es un equinoccio?

CONTENIDO DEL ARTÍCULO

    ¿Qué es un equinoccio?

    La palabra equinoccio se utiliza para definir el día de cada año que el sol se encuentra en posición completamente paralela en referencia a la proyección de la línea ecuatorial terrestre.

    Proviene del término Latino aequinoctium, que significa “noche igual”. Esto debido a que, durante los equinoccios, al encontrarse el sol en el cenit del cielo, la noche y el día tendrán una duración prácticamente igual en cualquier lugar del planeta.

    En este día, si el sol se observa desde un punto cercano a la línea ecuatorial, éste se colocará en la eclíptica justo a 90° sobre la cabeza de los observadores. Como dato curioso, durante una fracción del día, la masa no proyectará sombras sobre la Tierra.

    Nuestro planeta experimenta dos equinoccios cada daño. El primero (equinoccio de Marzo), ocurre entre el 19 y 21 de marzo y el segundo (equinoccio de septiembre), ocurre entre el 21 y 24 de septiembre.

    Por ejemplo: el equinoccio de primavera 2019 ocurrió el 20 de marzo y el equinoccio de primavera 2020 ocurrió el 19 de marzo.

    Históricamente, los equinoccios se han utilizado por diferentes generaciones para marcar el comienzo de las estaciones (primavera y otoño, según el hemisferio terrestre).

    Ahora bien, ¿Qué es el equinoccio de primavera?

    que es el equinoccio de primavera

    Como su nombre lo indica y de acuerdo a la explicación dada previamente, el equinoccio de la primavera es el día del año que marca el inicio de la estación de la primavera en el hemisferio norte de la Tierra.

    Este evento ocurre todos los años durante el mes de marzo cuando el Sol se ubica en el primer punto de Aries o en el primer punto de Libra con referencia a la proyección del ecuador celeste.

    Al proyectar luz de manera uniforme sobre el planeta, el equinoccio de marzo, al igual que en el equinoccio de septiembre, son los únicos momentos del año en que la duración del día es similar en todo el planeta.

    A pesar de eso, existen ciertas variaciones con la duración de la luz solar, especialmente en regiones cercanas a los polos terrestres.

    Como dato curioso, en el Polo Norte de la Tierra, el equinoccio de primavera marca el momento en que comenzará un día que durará por aproximadamente 6 meses, ya que la inclinación del plano terrestre mostrará la cara norte al sol durante la mitad de la traslación. En contraposición, el Polo Sur experimentará una noche con 6 meses de duración.

    ¿Por qué ocurren los equinoccios?

    Los equinoccios, al igual que los solsticios de verano e invierno, ocurren debido a la leve inclinación del eje de rotación de la Tierra con referencia al plano de traslación en torno al Sol, es decir, nuestro planeta gira un poco inclinado hacia un costado. 

    Esto hace que los rayos del sol no impacten por igual a todas las zonas de la cara del planeta durante el día, provocando que un hemisferio se encuentre “más cerca del sol” que el otro durante algunos meses al año (este es el fenómeno que causa las estaciones climáticas).

    Bueno, durante su desplazamiento a través del plano de la eclíptica terrestre, que es la línea imaginaria a través de la cual el sol parece desplazarse en nuestro horizonte, el astro logra alinearse con el Ecuador terrestre solo dos veces al año.

    Estos dos días en los que el sol se ubica en paralelo con la proyección ecuatorial, los rayos del sol impactan la Tierra de manera uniforme, haciendo que los días tengan la misma duración en ambos hemisferios terrestres.

    ¿Por qué los equinoccios pueden ocurrir en diferentes fechas?

    Como hemos descrito, ninguno de los equinoccios ocurre en el mismo día cada año, pero si dentro de un ajustado rango de fechas, pero ¿Por qué ocurre esto?

    Verás, la duración del calendario estándar mundial (el calendario gregoriano) no expresa de manera exacta el tiempo que tarda nuestro planeta en completar una órbita alrededor del sol (año solar).

    De hecho, bajo nuestro calendario, un año solar tarda exactamente 365 días y seis horas adicionales. Este desfase es el motivo por el cual algunos eventos astronómicos pueden darse en diferentes fechas cada año.

    Por ese mismo motivo es que se han incluido los años bisiestos en nuestro calendario. Cada 4 años se agregan 24 horas adicionales (el día 29 de febrero) para compensar el desfase horario del calendario gregoriano y reiniciar el ciclo.

    Equinoccio de primavera para algunas culturas

    Los eventos astronómicos como el equinoccio de primavera eran efemérides de altísima importancia para culturas en todo el mundo, principalmente para aquellas que habían desarrollado el amor por el estudio de los astros.

    Este día era calculado con exactitud y lo aprovechaban para celebraciones o ritos muy ligados a la propia identidad de su cultura.

    Equinoccio de primavera en Chichén Itzá

    Es sabido que los Mayas eran expertos cosmólogos para la época y muchas de sus construcciones estaban diseñadas para rendir tributo a las estrellas y eventos cósmicos.

    De hecho, el equinoccio de primavera era para ellos un día sagrado, marcado por la llegada del Dios Kukulkán en forma de una serpiente de luz que descendía del cielo para anunciar el inicio de la primavera

    Una de las más impresionantes expresiones de esta tradición maya se encuentra en el Templo de Kukulkán en Chichén Itzá, que está diseñado para recibir directamente los rayos solares del equinoccio de primavera, proyectando triángulos de luz perfectos a lo largo de sus 91 escalinatas.

    Equinoccio de primavera en Japón

    La cultura budista celebra desde hace siglos el equinoccio de marzo con una festividad llamada Shunbun No Hi. Para los budistas, la influencia del impacto directo del sol sobre nuestro planeta simboliza el cambio de estado espiritual de las personas, desde el sufrimiento a la iluminación.

    Hoy por hoy es un día festivo en todo Japón y es utilizado tradicionalmente por los ciudadanos para marcar el inicio de cambios importantes en la vida cotidiana: tener hijos, cambiar de empleo, rendir tributo a familiares muertos, mudarse de ciudad, etc.

    Equinoccio de primavera para los griegos

    Fueron los griegos la civilización antigua que probablemente logró los más destacados avances en observación y estudio astronómico, por eso no es de extrañar que este tipo de eventos hayan estado tan estrechamente ligados a su cultura y creencias religiosas.

    El equinoccio de primavera en Grecia marca el fin de los fríos invernales y marca el comienzo de la primavera, la época en que renacen flores y vegetación en general, también es el momento ideal para comenzar con las nuevas cosechas del año.

    Tal vez por ese motivo, en la mitología griega, esta fecha marque el momento en que Perséfone (diosa de la primavera, las flores y la fertilidad) escapara de su secuestro en el inframundo para reunirse con su madre Deméter (diosa de la agricultura).

    Los comentarios para este artículo se han cerrado.

    Subir