Cometas y sus Características: Los Mensajeros del Espacio

cometas
CONTENIDO DEL ARTÍCULO

    ¿Qué es un cometa?

    Los cometas son cuerpos celestes muy comunes, partes residuales de la formación de otros cuerpos superiores y que generalmente habitan en las afueras de sistemas planetarios como el nuestro.

    Un cometa es mucho más que una roca que flota perdida en el espacio, de hecho, son residuos de materia que no alcanzó a formar cuerpos celestes superiores, como lunas o planetoides, ya que están formados básicamente por los mismos elementos.

    En general, estos objetos espaciales son una masa compacta, compuesta por hielo, roca y una multitud de gases volátiles atrapados en el interior de su núcleo: metano, dióxido de carbono, monóxido de carbono, amoníaco y algunos silicatos.

    La característica principal que diferencia a los cometas de otros cuerpos espaciales pequeños, como asteroides o algunos planetoides, es su cola. Una estela larga y con forma parabólica, que se desprende del núcleo con el movimiento (o al menos eso se creía).

    Además de convertirlos en un gran espectáculo en el cielo nocturno, la cola de los cometas ha sido la llave que abrió las puertas para conseguir el conocimiento que hemos logrado sobre ellos hoy día.

    ¿Te interesa saber más sobre los cometas? Entonces no dejes de leer este artículo hasta el final, donde te enseñamos todo sobre los cometas y sus características.

    Si eres un apasionado sobre los cometas, asteroides y otros cuerpos celestes, también te puede interesar leer nuestro artículo especial sobre las partes de un cometa.

    Características de un cometa

    Composición física

    Como te mencionamos, la cola del cometa fue la clave que ayudó a los científicos modernos a develar los secretos que esconden estos llamativos objetos espaciales.

    En contra de lo que se creía en la antigüedad (y hasta el siglo XIX), los cometas no son simplemente rocas espaciales, de hecho están conformadas por diferentes elementos gaseosos que se conservan en estado sólido debido a las bajas temperaturas del espacio profundo.

    Gracias a varios experimentos hechos recientemente, especialmente los hallazgos aportados por la nave Stardust, que logró tomar muestras físicas de un cometa pequeño en el año 2004 y traerlas de vuelta a La Tierra para ser estudiadas, hoy en día sabemos mucho más sobre las características de los cometas.

    ¡Lo que encontró la nave Stardust en esa misión, hace 16 años, fue algo realmente increíble!

    Las muestras del Stardust comprobaron las más aceptadas suposiciones sobre la composición de los cometas: en las muestras se hallaron rastros de gases como metano y CO2, además de Hierro y otros minerales, pero, además hallaron algo mucho más importante.

    características de los cometas

    ¡El cometa Wild 2 contenía grandes cantidades de los elementos esenciales para la vida terrestre!

    El experimento demostró que parte de la composición química del cometa contenía glicina, un aminoácido esencial con el que se pueden componer diferentes tipos de proteínas muy comunes en la vida terrestre.

    Este resultado comprobó por fin la teoría de que el origen de la vida en La Tierra, hace más de 1.000 millones de años, fue producto de material espacial obtenido a través del impacto de cometas y asteroides contra nuestro planeta

    Órbita de un cometa

    La trayectoria orbital es una de las características más importantes de los cometas y fue descubierta por Edmund Halley en el año 1682.

    Existen dos tipos de trayectos orbitales para los cometas; están los cometas de periodos cortos, que se originan principalmente en el Cinturón de Kuiper, justo en las afueras de nuestro sistema solar y también los cometas de periodos largos, que se cree que se originan más lejos, en la Nube de Oort.

    Órbitas cortas

    Los cometas con órbitas cortas están más cerca de nuestro sol (apenas a unas 50.000 UA) y son atraídas eventualmente a nuestro sistema por las fuerzas gravitatorias del sol y los planetas. 

    Los cometas de periodos cortos muestran trayectos mucho más predecibles y órbitas relativamente rápidas, que pueden tardar entre 3 y 200 años en completar un ciclo en torno a nuestro sol.

    Órbitas largas

    Los cometas de periodos largos son mucho más raros, al menos para nosotros y también mucho más imprevisibles porque su trayectoria puede ser alterada por diversidad de factores.

    De todas formas, nunca hemos podido ver un cometa de periodo largo pasar dos veces porque estos tienen rutas orbitales tan amplias que pueden pasar miles de años antes de completar un solo ciclo.

    Forma

    A pesar de que en la mayoría de las gráficas lo parece, el núcleo de los cometas espaciales no es redondo, de hecho tienen formas completamente irregulares, como ocurre con cualquier roca común aquí en La Tierra.

    Esto ocurre porque la densidad de su masa no es capaz de generar campos gravitatorios suficientemente poderosos como para presionar su propia materia hacia el centro, compactando en forma perfectamente esférica, que es lo que ocurre con los planetas o con casi cualquier cuerpo celeste con más de 1.000 km de diámetro.

    Edad de un cometa

    Los cometas suelen estar formados por polvo espacial muy antiguo. De hecho, se estima que los cometas contenidos en el Cinturón de Kuiper, a las afueras de nuestro sistema solar, están formados por materia rezagada durante la formación de nuestro sistema solar, por lo que su edad promedio se estimaría en unos 4.500 millones de años.

    La edad cometaria es la tabla que se usa para catalogar los diferentes cometas de acuerdo al tiempo estimado desde su formación. 

    Debido a los largos periodos de vida de estos cuerpos, su edad se mide de acuerdo a la cantidad de trayectos completados a su propia órbita. Esta medida se conoce como Años Cometarios (CY) por sus siglas en inglés.

    Clasificación de los cometas según su edad en CY

    • Cometa Bebé - +5 CY
    • Cometa Joven - +30 CY
    • Cometa Medio - +70 CY
    • Cometa Viejo - Hasta 100 CY
    • Cometa Matusalén - +100 CY

    Se ha podido determinar con relativa exactitud la edad estimada de algunos de los cometas observables desde La Tierra. Por ejemplo:

    El cometa Halley, con una trayectoria orbital que toma unos 76 años terrestres, sigue siendo un cometa bebé, con apenas 7 órbitas completadas.

    Por otro lado, el Encke, un cometa pequeño de periodo corto, está catalogado como Matusalén, ya que ha completado más de 100 vueltas a su propia órbita en torno a nuestro sol, lo que le toma aproximadamente 3 años.

    Tamaño de los cometas

    En el espacio, las dimensiones son algo curioso. Pensar que una cosa es “grande” o “pequeña” te puede confundir un poco. El tamaño de un cometa es muy difícil de promediar, porque los hay muy pequeños y los hay del tamaño de planetas enteros.

    En todo caso, el tamaño de los cometas se mide usando como referencia el diámetro de su núcleo en el punto más amplio. Así, existen cometas que pueden medir solo 1km y otros que son 100 o 200 veces más grandes.

    Así se catalogan los cometas de acuerdo a  su medida:

    • Enano - Hasta 1.5 km
    • Chico - de 1.5 a 3 km
    • Mediano - de 3 a 6 Km
    • Magno - de 6 a 10 km
    • Gigante - de 10 a 50 km
    • Goliat - de 50 km en adelante.

    Historia del descubrimiento de los cometas

    descubrimiento de los cometas

    El estudio de los cometas y sus características no es algo nuevo para la humanidad. Prácticamente todas las culturas de la historia han hecho suposiciones sobre la naturaleza de estos cuerpos celestes. La mayoría ha estado bastante alejada de la realidad.

    El descubrimiento más importante en relación a los cometas lo hizo Edmund Halley en el año 1705, al proponer que los cometas no eran un fenómeno esporádico en el cielo, sino que, de hecho, mantienen un trayecto orbital fijo, como el de los planetas en torno al Sol.

    Esta idea la propuso a partir del estudio del paso del cometa de 1682 que más tarde llevaría su nombre (Cometa Halley). Edmund utilizó la Teoría de Gravitación Universal para identificar que este cometa poseía la misma ruta gravitatoria que el objeto visto en 1607 y pronosticó que lo verían de nuevo en 1758.

    Halley no logró llegar con vida a la fecha de comprobación de su teoría gravitacional sobre los cometas, pero sus estudios cambiaron por completo la concepción de los cometas para siempre.

    Los comentarios para este artículo se han cerrado.

    Subir