La indudable relación de 2 fenómenos naturales: gravedad y magnetismo

Al momento de referirnos a lo que es gravedad y magnetismo estamos refiriéndonos a dos fenómenos naturales que sin duda son de gran atracción y van enlazados de cierta manera.

Gravedad y magnetismo

Algunos conceptos y características enfocadas sobre gravedad y magnetismo son:

Gravedad

Gravedad                                      

Al hablar de gravedad, hacemos mención a un fenómeno natural por el cual las cosas con masa son atraídas entre sí, resultado especialmente notorio en la interacción entre los astros, nebulosas y demás esencias del cosmos. En este orden de ideas, dicha gravedad es pensada como una de las cuatro interacciones esenciales que ocasiona la rapidez que advierte un organismo físico en las afueras de una esencia astronómica. Igualmente se designa gravitación o interacción gravitatoria.

Si un cuerpo fuerte está ubicado en las afueras de un astro, un espectador a un recorrido consolidado del mundo calculará una rapidez del centro gobernada hacia la región central de dicho astro, si la cosa no está dominada a la emanación de otras potencias. En el plano de la Tierra, el aumento de velocidad causada por la gravedad es de aproximadamente unos 9,80665 m/s².

Mecánica antigua: ley de la gravedad cosmopolita de Newton

ley de la gravedad

En la teoría de Newton, los resultados son siempre atrayentes, y la fuerza proveniente se automatiza respecto del eje de gravedad de ambas esencias.

Del mismo modo, la gravedad de Newton posee una transcendencia teórica perenne; la fuerza es más si las cosas están contiguas pero a mayor recorrido dicha potencia derrocha ímpetu. Al mismo tiempo Newton solicitó que la gravedad es una labor a distancia (y por tanto a eminencia relativista no es una representación atenta, sino solo un inicial acercamiento para entidades en corriente muy lenta cortejado con la rapidez de la luz).

Dificultad de las dos entidades y órbitas de los planetas

Dificultad de las dos entidades y órbitas de los planetas

La ley de Newton empleada a un sistema de dos átomos o dos entidades, cuyas extensiones físicas son chicas confrontadas con los recorridos entre ellos, lleva a que ambos organismos narrarán una órbita coniforme (hipérbola, elipse o quizás parábola) respecto a un sistema de informe inercial con principio en el foco de muchedumbre del procedimiento, que al mismo tiempo concordará con uno de los alumbrados de la coniforme.

Si la energía general del procedimiento (energía viable más energía agitante de las entidades) es negativa, en aquel tiempo los círculos cónicos que dan el recorrido de ambos organismos serán elipses. Esa consecuencia fue la primera suposición hipotética de que los astros existentes se agitan en caminos que con mucho acercamiento, son elipses, y consintió exponer muchas investigaciones positivas compendiadas en las leyes de Kepler.

El magnetismo

El magnetismo

El magnetismo o energía atractiva es un anómalo natural por el cual las cosas practican fuerzas de afinidad o repudio sobre otras bastas. No obstante todos los materiales directos son mediados, de mayor o menor carácter, por la representación de un campo magnético El magnetismo del mismo modo posee otras expresiones en física, especialmente como uno de los dos dispositivos de la refulgencia electromagnética, como es el caso de la luz.

Campos y fuerzas en el magnetismo

El anómalo del magnetismo es ejercitado por un terreno magnético, por ejemplo, una estándar eléctrica o un dipolo dominador forma un campo magnético, este al rodar reparte una potencia magnética a otros átomos que se localizan en el mismo lugar.

Para un acercamiento encantador las álgebras de Maxwell (que facilitan la ley de Biot-Savart en el tema de corriente firme) narran el comienzo y la conducta de los terrenos que rigen esas potencias. Por lo tanto el magnetismo se advierte siempre que átomos atribuidos eléctricamente están en corriente. Un claro ejemplo de esto sería el movimiento de electrones en una cotidiana eléctrica o en casos del corriente circular de los electrones cerca del núcleo nuclear. Estas igualmente surgen de un dipolo atractivo íntimo que sale de los resultados cuánticos.

La popular ley de Lorentz

La popular ley de Lorentz

El mismo escenario que forma campos magnéticos  son igualmente contextos en que el campo magnético genera sus bienes estableciendo una fuerza. Cuando un átomo cargado se menea en una clase de campo magnético que se le llama B, se practica una fuerza F dado por el fruto cruz.

La potencia magnética no efectúa labor mecánico en la partícula, sustituye la orientación de la corriente de esta, pero esto no origina su acrecentamiento o mengua de la rapidez.  Un instrumento para establecer la trayectoria del vector rapidez de una carga en meneo, es persiguiendo la ley. Por otro lado, el físico Lenz expresó lo que ahora se designa la ley de Lenz, esta da una orientación de la potencia electromotriz y el estándar efecto de una incitación electromagnética.

Los curiosos casos de los dipolos magnéticos

Se puede distinguir una muy frecuente fuente de campo magnético en el medio ambiente, un dipolo. Este posee un “polo sur” y un “polo norte”, sus designes se deben a que antes se utilizaban los magnetices como bitácoras, que interactuaban con el terreno magnético terrenal para mostrar el norte y el sur del planeta.

Un campo magnético sujeta brío y sistemas corporales que se afianzan con disposiciones de menor voluntad. Por lo tanto, cuando se halla en un terreno magnético, un dipolo magnético aspira a ordenarse por si mismo con una polaridad desigual ha la que se da en dicho campo, lo que termina al campo lo máximo viable y reduce la energía cosechada en el campo al nimio.

Por ejemplo, dos fortificas magnéticas iguales pueden estar juntas regularmente ordenadas de norte a sur, causando a su vez un campo magnético más chico y soporta cualquier tentativa de reorientar todos sus tantos en una misma orientación. La energía solicitada para reorientarlos en esa disposición es en aquel tiempo cosechada en el campo magnético proveniente, que es el doble de la dimensión del campo de un imán característico.

En otro orden de ideas, una opción expresada, semejante, que es factible de emplear pero brinda una menor perspectiva, es que un dipolo magnético en un terreno magnético nota un instante de un par de potencias y una pujanza que pueda ser enunciada en requisitos de un campo y de la dimensión del dipolo.

La derivación de los dipolos magnéticos atómicos

El origen físico del magnetismo en los organismos, distinto a la estándar eléctrica, se da fundamentalmente por el empleo de los dipolos atómicos magnéticos. Dipolos magnéticos o minutos magnéticos, en grado atómico, implican de dos características desiguales de la corriente de electrones.

El inicial es el meneo orbital del electrón sobre su foco atómico; esta inclinación puede ser reflexionada como un movimiento de rizos, fundamento en el minuto dipolar magnético del circular. La subalterna, más fuerte, fuente de minuto electrónico magnético, se da gracias a los patrimonios cuánticos citados minuto de spin del dipolo magnético.

Por otro lado, la diferencia en la disposición de los electrones en diferentes compendios establece la naturaleza y dimensión de los instantes atómicos magnéticos, lo que a su vez establece la discrepancia entre los patrimonios magnéticos de varios materiales directos. Hay muchas maneras de representar la conducta magnética o clases de magnetismo resaltando a su vez que para que se de esa fuerza magnética debe haber algo que lo impulse y ahí es donde se halla la relación entre gravedad y magnetismo .

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here