Tipos de Galaxias ¿Cuantos Tipos de Galaxias Existen?

tipos de galaxias

¿Creías que La Vía Láctea la crearon con el mismo molde que a las otras cientos de miles de millones de galaxias que existen?

¡Pues la respuesta es no!

Existen diferentes tipos de galaxias en el universo conocido.

No todas las galaxias son exactamente iguales, de hecho, existen diferentes tipos de galaxias y se clasifican según su forma o según la luminiscencia de sus estrellas.

El estudio de la naturaleza de las galaxias es una de las áreas de investigación más importantes de la astronomía moderna. 

Tratar de entender su composición, comportamiento, proceso de formación y hasta la interacción entre sí, es vital para comenzar a develar todos los secretos de nuestro universo.

Durante miles de años pensamos que nuestro sistema solar era todo lo que existía, y que nuestro planeta era el centro de lo que se pensaba que era la creación divina. 

Más adelante entendimos que estábamos muy equivocados; existen millones de estrellas iguales a nuestro sol, muchas de ellas con sistemas planetarios enteros que las orbitan... y nuestra mente se expandió.

Nuestra galaxia (que parecía ser todo el universo) es enorme y nosotros somos apenas una parte minúscula que lo conforma.

Pero como si eso fuera poco, luego descubrimos algo más: Nuestra galaxias, que ya de por sí parecía ser interminable, albergando todas esas estrellas y planetas, no más que un punto insignificante en todo el entramado universal.

¡Existen cientos de miles de otras galaxias en todo el Universo!


Nuestra galaxia es impresionante. Si quieres saber todo lo relacionado con La Vía Láctea, simplemente haz clic para leer nuestro artículo La Vía Láctea: ¿Qué Tanto Sabes Sobre Nuestra Galaxia?


La concepción sobre nuestra existencia cambio para siempre: no somos solo un punto insignificante, somos un punto insignificante dentro de otro punto insignificante. 

¡Vaya golpe a nuestro ego!

CONTENIDO DEL ARTÍCULO

    Descubrimiento de los diferentes tipos de galaxias

    Desde la invención del primer telescopio en 1606, comenzamos apenas a comprender la impresionante complejidad del universo y sus dimensiones descomunales. Entendimos que nuestro sistema solar no es único, que existen miles de millones iguales dentro de nuestra galaxia, pero eso no quedó allí.

    Durante cientos de años pensamos que nuestra galaxia era todo lo que había, creíamos que el universo se acababa en los límites de La Vía Láctea. Nada más alejado de la realidad.

    No fue hasta el año 1923, cuando el legendario astrónomo, Edwin Hubble comenzó a notar algo raro con lo que parecía ser un cúmulo estelar muy lejano. 

    Gracias a los cálculos realizados en base a la relación de luminosidad y distancia (tomando en cuenta el ritmo de los pulsos luminosos que emiten las estrellas) logró un descubrimiento que revolucionaría por completo nuestra comprensión del universo: Este grupo de estrellas estaba por fuera de las fronteras de nuestra galaxia.

    El descubrimiento llevaba a una sola conclusión: Nuestra galaxia no representaba toda la extensión del universo, pero: ¿Cuantas galaxias existen entonces?

    El grupo de estrellas descubiertas por Hubble fuera de nuestra galaxia resultó ser lo que hoy en día conocemos como Andromeda, nuestra galaxia vecina más cercana, a tan solo 2.5 años luz de distancia.

    Otro dato interesante es que Andrómeda no parecía ser completamente idéntica a La Vía Láctea, nuestra galaxia (aunque a menudo se les ha llamado “las galaxias gemelas”). Esto puso sobre la mesa otro planteamiento importante: ¿existen diferentes tipos de galaxias en el universo?

    Desde ese punto, hace casi 100 años, muchos astrónomos y astrofísicos se han dedicado por completo a identificar y entender qué tipos de galaxias existen en todo el universo. Los resultados son verdaderamente fascinantes.

    Cómo estudiamos los diferentes tipos de galaxia

    Sí, en 1923 logramos ver, por primera vez, a otra galaxia vecina, pero a partir de ahí, profundizar en el estudio de otras galaxias parecía ser casi imposible, al menos para las herramientas con las que se contaba en el siglo XX.

    Las distancias que nos separan de otras galaxias son realmente descomunales, por lo que los telescopios tradicionales realmente no podían arrojar datos fiables sobre los objetos observables en el “espacio profundo”.

    Sin embargo, las cosas cambiaron a partir del año 1990, cuando  LA NASA puso en órbita el súper telescopio espacial Hubble. 

    Éste, a diferencia de sus predecesores, está equipado con lentes especiales, sensibles a las emisiones de luz infrarroja, ultravioleta y a los impulsos causados por las emisiones de Rayos X y Rayos Gamma, ambos como resultado de la fusión nuclear en la superficie de muchas estrellas.

    ¿Qué nos demostró el Hubble?

    La Vía Láctea y Andrómeda no son dos hermanas huérfanas, vagando solas a través del universo. De hecho, son las hermanas mayores de un cúmulo galáctico, conformado por un total de 46 galaxias, que a su vez representa una parte microscópica de un “súper conglomerado” galáctico, formado por más de 5.000 galaxias diferentes.

     La palabra clave aquí fue “Diferentes”.

    Con tantas muestras para estudiar, los científicos aprendieron que no todas las galaxias son iguales, inclusive muchas no se parecen tanto La Vía Láctea y Andrómeda lo hacen entre sí (ambas son galaxias espirales).

     Entonces, a finales del siglo XX surgió una pregunta que definiría las investigaciones Astronómicas en años posteriores: ¿Cuántos tipos de galaxias hay y cuáles son?

    Secuencia de Hubble: Así se miden las galaxias

    tipos de galaxias
    Secuencia de Hubble para graficar los diferentes tipos de galaxia según su forma

    Después del revolucionario descubrimiento de la Galaxia Andrómeda en 1923, Edwin Hubble se dedicó a conocer los diferentes tipos de galaxias que existen y a desarrollar un método para clasificarlas.

    De ahí nació lo que hoy conocemos como la secuencia de Hubble o también diagrama de diapasón, que es su nombre verdadero.

    Esta secuencia engloba los diferentes tipos de galaxias que existen de acuerdo a la forma que presentan como consecuencia de la disposición de la materia en su interior, sobre todo por los cúmulos de gases cósmicos y polvo estelar.

    Además, cada categoría de acuerdo a la forma está dividida a su vez en subcategorías de acuerdo a la disposición de su masa, diámetro y luminosidad.

    • Galaxias espirales
      • Regulares
      • Espirales barradas
      • Espiral intermedia
    • Galaxias elípticas
      • Elípticas cuadradas
      • Elítpticas discoidales
    • Galaxias irregulares

    Tipos de galaxias según su forma

    Las galaxias están formadas, más que todo por polvo estelar, que orbita junto a estrellas, planetas y otros objetos cósmicos en torno al centro galáctico (que generalmente es un agujero negro).

    El asunto es que la disposición de los cuerpos de la galaxia en torno al núcleo puede tomar varias formas, de ahí se crean los diferentes tipos de galaxias que tenemos en nuestra clasificación.

    Existen tres tipos de galaxias principales según su forma: Elípticas, Espirales y Lenticulares.

    También se ha añadido recientemente una cuarta categoría: Galaxias Irregulares. En esta categoría entran los diferentes tipos de galaxias que no coinciden con las características de las otras clasificaciones.

    Veamos de qué se trata:

    Galaxias Elípticas

    tipos de galaxias

    Los tipos de galaxias elípticas son muy abundantes en nuestro universo. Pueden ser mucho más imponentes que las galaxias espirales masivas, ya que las galaxias elípticas más grandes son el resultado de múltiples colisiones de galaxias menores a lo largo de millones de años.

    Debido a esto, las galaxias elípticas muestran una forma ovalada y plana, como un elipse (de ahí su nombre), pero no se nota un comportamiento ordenado en los elementos que la componen.

    En estas galaxias, las estrellas, planetas, planetoides, nubes de polvo y asteroides orbitan de forma desorganizada, sin seguir un patrón gravitacional aparente (como ocurre con las galaxias espirales), por lo que su estructura está poco definida.

    Las galaxias elípticas se caracterizan por estar conformadas -mayormente- por estrellas viejas y masivas, y por presentar concentraciones considerablemente bajas de polvo estelar, por lo tanto, se estima que su tasa de nacimiento de nuevas estrellas es muy baja, casi nula.

    Galaxias Espirales

    tipos de galaxias

    Las galaxias espirales, como nuestra Vía Láctea, presentan un cuerpo con forma mucho más definida que las galaxias elípticas. En este caso, toda la masa galáctica gira de forma ordenada en torno al núcleo galáctico.

    El núcleo galáctico o bulbo, puede medir varios años luz de diámetro y está conformado principalmente por un denso cúmulo de estrellas masivas, por lo que la mayor tasa de luminosidad la presenta en su parte central.

    Sin embargo, si vemos más hacía el centro nos encontramos con algo muy importante, las estrellas masivas del bulbo suelen girar en torno a un punto de materia mucho más denso: un agujero negro, que expide toda la fuerza gravitatoria que domina la galaxia entera.

    Por ejemplo, nuestra galaxia está dominada por un agujero negro supermasivo llamado Sagitario A.

    Saliendo más del centro de la galaxia encontramos el disco. El disco alberga la mayor parte del cuerpo de las galaxias espirales y está conformado por la mayoría de estrellas, planetas y polvo interestelar. 

    La rotación de los cúmulos de materia del disco en torno al centro gravitacional hacen que este forme varios brazos excéntricos, dándole su tan conocida forma espiraloide.

    Nuestra galaxia, por ejemplo, está conformada por 2 brazos mayores conocidos: Escudo Centauro, Perseo y por varias ramificaciones de menor densidad: Saliente de Orión, Sagitario y Norma.

    Las galaxias espirales se pueden clasificar de S01 a S07 de acuerdo al grado de excentricidad que presenten sus brazos. Cuanto más abiertos estén los brazos con respecto al centro de la galaxia, mayor será su rango en la clasificación.

    Galaxias lenticulares

    Se cree que las galaxias catalogadas como lenticulares hoy día, se encuentran en algún punto de transición entre las galaxias elípticas y espirales. A pesar de tener forma de disco y presentar rastros de haber poseído brazos, la pérdida de su materia interestelar los ha borrado.

    Como sus brazos no poseen ningún grado de excentricidad, su clasificación en la escala de Hubble es S0.

    Las galaxias irregulares son ricas en nubes de polvo interestelar y estrellas jóvenes y enanas. También son una clasificación muy escasa, solo el 3% de las galaxias observables pueden entrar en la clasificación de galaxias lenticulares.

    ¿En qué tipos de galaxias se pueden convertir las galaxias lenticulares?

    Se piensa que las galaxias lenticulares son simplemente galaxias espirales que aún no han alcanzado un punto de madurez o acumulación de materia suficiente para adoptar la forma típica espiral.

    Al acumular más materia, sus brazos se expanden en tamaño, alejándose del centro gravitacional y adquiriendo una forma espiraloide típica que puede estar clasificada del S01 al s07.

    Galaxias irregulares

    Las galaxias irregulares simplemente son un misterio para la astronomía moderna y se engloban en una clasificación porque no encajan adecuadamente en otras clasificaciones de la secuencia de Hubble.

    Estos tipos de galaxias irregulares no parecen presentar una estructura definida en la distribución de su materia; no son elípticas y espirales. 

    Toda la materia de la galaxia simplemente se amontona  en una perturbación del espacio, sin girar en torno a un punto gravitatorio definido, tampoco muestran ningún sistema u orden aparente. Suelen tener formas completamente irregulares, como manchas luminosas en el espacio.

    Están conformadas por variedad de elementos: asteroides, grandes cantidades de gas y polvo y estrellas jóvenes y pequeñas, en su mayoría.

    Otras clasificaciones de galaxias que existen en el universo

    Los tipos de galaxias no sólo se clasifican en base a la distribución de su materia, también se clasifican de acuerdo a la cantidad y tipo de radiación que emiten hacia el espacio.

    Las galaxias que producen suficiente energía como para emitir grandes porciones de radiación electromagnética hacia el exterior se denominan Galaxias Activas.

    Las galaxias que entran dentro de esta clasificación no expiden las ondas electromagnéticas provenientes de los elementos regulares de una galaxia (polvo estelar, estrellas y planetas), sino de procesos extraordinarios, que generalmente se originan en el núcleo galáctico.

    Estas galaxias poseen algo llamado Núcleo Galáctico Activo (AGN) por sus siglas en inglés. 

    galaxias activas

    Se cree que los AGN se producen cuando grandes concentraciones de polvo o material son absorbidos por el agujero negro que domina el centro de la galaxia. 

    Debido a las grandes tasas de magnetismo gravitatorio que producen una súper fricción, la materia se calienta a una velocidad elevada, convirtiéndose inmediatamente en plasma, que genera poderosos campos magnéticos que son expulsados al exterior del a galaxia.

    No todas las galaxias son capaces de generar este fenómeno por varios motivos. De hecho, tan solo 10% de las galaxias observables desde la tierra son capaces de generar este fenómeno físico.

    Existen diversos tipos de galaxias activas de acuerdo a al cantidad y tipo de energía que liberan al exterior.

    Galaxia Seyfert

    Generalmente se trata de galaxias espirales con un núcleo muy brillante y con gran cantidad de masa híper concentrada en el centro.

    Al caer la materia interestelar en el agujero negro, genera líneas de emisión espectral, principalmente formadas por átomos de hidrógeno, helio y carbono. 

    Galaxia Starburst

    Las starburst son tipos de galaxias que no generan los campos electromagnéticos como producto de los chorros de partículas emitidos desde el Núcleo Galáctico Activo. 

    En este caso, la energía liberada es producida como consecuencia de múltiples brotes estelares simultáneos. Esto quiere decir que son galaxias con un índice de nacimiento de estrellas nuevas mucho más alto al del promedio en otras galaxias, lo que libera una cantidad superior de energía hacia el espacio exterior.

    Los vientos estelares arrastran parte del exceso de concentración de moléculas de hidrógeno, formando campos electromagnéticos de alta energía que son expulsados desde el centro de la galaxia hacia el espacio.

     

    Los comentarios para este artículo se han cerrado.

    Subir