Satélites de Júpiter: ¿Cuáles son las lunas del planeta gigante?

satélites de júpiter

¿Sabes cuántos son y cómo se llaman los satélites de Júpiter?

Descúbrelo en este interesante artículo donde te hablaremos a fondo sobre las lunas de Júpiter, sus nombres, composición y características más destacadas.


También te puede interesar nuestro artículo: Equinoccio de Primavera: el inicio de una nueva estación.

Júpiter, con un total de 142.800 kilómetros de diámetro, es el planeta más grande de nuestro sistema solar. De hecho, es aproximadamente 11 veces más grande que nuestro planeta Tierra. Un verdadero gigante gaseoso, que, durante sus 4.500.000 de años, ha atraído a decenas de satélites naturales, gracias a su poderoso campo de atracción gravitacional.

Contrario a nuestro planeta, que solo posee una luna, Júpiter cuenta con el impresionante número de 79 satélites naturales (contados hasta el momento), ya que constantemente se descubren más Lunas Jovianas. De hecho, en este momento existen 12 satélites naturales en Júpiter que no han sido nombrados aún; estos fueron descubiertos en el año 2018 gracias al súper telescopio de Cerro Tololo, en Chile.

A pesar de la cantidad real de satélites de Júpiter, la verdad es que la mayoría de las personas conocen solo 4: las 4 lunas más grandes de Júpiter, conocidas como los Satélites Galileanos; estos fueron descubiertos por Galileo Galileo en 1610, mientras usaba el primer telescopio de largo alcance que existió.

Los Satélites Galileanos son 4: Europa, Ío, Calisto y Ganímedes. Estos destacan por ser mucho más grandes que las otras 75 lunas de Júpiter. De hecho, la suma de las masas de las 75 lunas jovianas restantes, sigue siendo inferior al tamaño de Ganímedes, el más grande satélite natural de Júpiter.

¿Quieres saber más sobre los principales satélites de Júpiter?

No dejes de leer hasta el final.

CONTENIDO DEL ARTÍCULO

    ¿A qué se debe el número de satélites de Júpiter?

    El impresionante número de satélites de Júpiter se debe a su poderoso campo gravitacional, que atrae los cuerpos celestes que se atreven a acercarse demasiado.

    Se cree que el planeta gigante anexa constantemente nuevos satélites a su colección. Su principal fuente de lunas, es el cinturón de asteroides que se encuentra entre Júpiter y Marte.

    Tipos de Satélites de Júpiter

    Debido a su cantidad, los astrónomos han agrupado a las Lunas de Júpiter en 4 grupos diferentes, de acuerdo a su comportamiento, tamaño y principales características:

    Satélites Galileanos

    Ya te los hemos mencionado al comienzo. Estas son las 4 lunas de Júpiter más grandes y fueron descubiertas en el siglo XV. De hecho, son tan grandes que si se encontraran en órbita directa en torno al Sol, serían considerados planetas enanos.

    Satélites retrógrados

    Este grupo compone la mayoría de los satélites de Júpiter. Se trata de las lunas que orbitan en dirección opuesta a la rotación del planeta. Hasta el momento se han contado 60 lunas retrogradas. La mayoría son muy pequeñas, su tamaño oscila entre 1 y 30 kilómetros de diámetro.

    Satélites irregulares

    De acuerdo al listado actual, Júpiter tiene 10 lunas irregulares. Estas suelen tener una órbita más cerrada con el planeta y la mayoría sirven como fuentes de rocas y polvo para crear los anillos de Júpiter.

    Los satélites de Júpiter clasificados como irregulares son: Temisto, Leda, Himalia, Ersa, Pandia, Lisitea, Elara, Dia, Carpo y Valetudo.

    Satélites interiores

    Son los 4 satélites más cercanos al planeta. Suelen ser más grandes que los irregulares, con diámetros que varían entre los 16 y 180 kilómetros. Por ejemplo, Metis, el satélite más cercano a la superficie de Júpiter, orbita a una distancia de 128.100 kilómetros, tres veces menos que la distancia de la Luna a la Tierra.

    Los satélites interiores clasificados hasta ahora son:  Metis, Adrastea, Amaltea y Tebe.

    Lunas de Júpiter - Ganímedes

    lunas de júpiter - ganímedes
    Foto cortesía de: solarsystem.nasa.gov

    Vale la pena empezar por Ganímedes, la más grande de las Lunas Galileanas. 

    Ganímedes es un gran cuerpo sólido. Se estima que su diámetro es de 5300 kilómetros, por lo que este satélite tendría casi la mitad del tamaño de nuestro planeta y 10% más que el tamaño de mercurio. Debido a su distancia con Júpiter, Ganímedes completa una vuelta orbital cada 7 días.

    Ganímedes podría ser considerado como un planetoide sólido; está compuesto por un denso núcleo de hierro y silicatos. Su manto exterior está compuesto principalmente por hielo y algunas acumulaciones subterráneas de agua en estado líquido.

    Hoy en día, los científicos especulan con respecto a la posibilidad de que existan formas de vida en los océanos subterráneos de Ganímedes. Para confirmarlo, la Agencia Espacial Europea (ESA), lanzará la sonda JUICE para explorar la superficie de Ganímedes en el año 2022.

    Lunas de Júpiter - Ío

    Lunas de Júpiter Ío
    Increíble foto de la actividad volcánica en Ío tomada por la sonsa CASSINI. Foto cortesía de: nasa.gov

    Es la tercera luna más grande de Júpiter. Ío tiene un diámetro aproximado de 3650 kilómetros, por lo que tiene un tamaño muy similar al de nuestra luna.

    De los satélites Galileanos, Ío es el más cercano al planeta Júpiter, orbita a solo 421.800 Kilómetros de la superficie planetaria. Debido a su cercanía con el planeta y a su fuerte velocidad orbital: 17.300 km/s; Ío completa una vuelta a su gran órbita cada 42 horas y 27 minutos.

    Ío es también conocido como el satélite volcánico, debido a que es el cuerpo del sistema solar con mayor actividad volcánica conocida. En este planeta, las erupciones volcánicas no solamente son muy comunes, también son muy violentas. En algunos casos, los volcanes pueden de Ío pueden expulsar nubes masivas de dióxido de azufre a una altura de 300 kilómetros sobre la superficie.

    En cuanto a su superficie, Ío es verdaderamente el lugar perfecto para escenificar un infierno; la fuerte actividad volcánica ha creado numerosos ríos de piedra fundida. Además la superficie está cubierta por lagos de azufre tóxico e infinidad de calderas volcánicas.  

    Con respecto a su temperatura ambiental, Ío es realmente frío. A pesar de la alta actividad geotérmica en su núcleo, su superficie registra temperaturas promedio de - 200°C, por lo que sería, más bien, una especie de infierno congelado.

    Satélites de Júpiter - Europa

    Satélites de júpiter - Europa
    Foto cortesía de: NASA.GOV

    De los 4 satélites galileanos gigantes, Europa es el más pequeño. También es el 6to satélite natural más cercano a la superficie de Júpiter. Éste tiene un radio orbital de aproximadamente 671.000 kilómetros y tarda 3.5 días en completar una vuelta alrededor del planeta.

    Igual que otros cuerpos celestes en torno a Júpiter (Zeus en la mitología griega), Europa fue nombrada en honor a un personaje mitológico. En este caso se trata de Europa, la madre del rey Minos e hija de Ío, que fue secuestrada por Zeus para convertirla en su amante.

    A pesar de tener una superficie con temperaturas de -250°C, una de las características más destacables de Europa es la presencia de cuerpos subterráneos de agua en estado líquido. Esto ocurre debido al masivo poder de las fuerzas de marea ejercidas por la gravedad de Júpiter, Ío y Ganímedes.

    Debido a sus características, investigadores de la NASA creen que es posible que Europa pueda albergar formas de vida parecidas a las que encontramos en la Antártida terrestre. 

    Su composición es muy parecida a la de otros planetas rocosos del sistema solar, incluida la Tierra. Está formado principalmente por roca sólida, minerales silíceos y una espesa capa externa de agua que podría llegar hasta los 100 km de espesor. Al igual que otras Lunas de Júpiter y el propio planeta Tierra, Europa tiene su propio campo magnético, lo que propina su propio escudo protector contra la radiación UV solar.

    Calisto

    satélites de júpiter - calisto
    Imagen de la sonda Galileo, que muestra la actividad de vapor de agua en la superficie de Calisto. Foto cortesía de: jpl.nasa.gov

    Calisto es otro gigante en el conteo. Es el segundo más grande de los satélites de júpiter y el tercero en el sistema solar, después de Ganímedes y Titán (la icónica luna de Saturno).

    Calisto tiene un diámetro aproximado de 4830 kilómetros, por lo que es casi 30% más grande que nuestra Luna. Su largo radio orbital, de casi 2.000.000 de kilómetros de distancia de Júpiter, hace que Calisto complete una vuelta a su órbita cada 16 días.

    Calisto ha sido estudiado por varias sondas espaciales a lo largo de los últimos 40 años. Las observaciones sugieren que este satélite también podría albergar cuerpos de agua líquida bajo la superficie. Adicionalmente, se cree que Calisto tiene su propia atmósfera, formada principalmente por oxígeno y dióxido de carbono (igual que la atmósfera terrestre).

    Calisto ha sido uno de los grandes candidatos para hipotéticos planes de colonización humana. El estudio HOPE de la NASA, considera esta luna como una de las mejores alternativas para establecer una base de operaciones humana futuros planes de exploración del sistema solar.

    Himalia

    Es el más grande de los satélites irregulares que orbitan en torno a Júpiter; aún así, su diferencia de tamaño y masa con respecto a los satélites galileanos es impresionante. Esta luna tiene cerca de 180 kilómetros de diámetro; es decir, es 20 veces más pequeña que Europa.

    Fue descubierta en el año 1904 por C. Perrine, jefe de observación astronómica del observatorio LICK en California. Esta luna orbita a una sorprendente distancia de 11.461.000 de Júpiter, por lo que completa un ciclo orbital cada 250 días.

    Los comentarios para este artículo se han cerrado.

    Subir