Rocas lunares: objetos del espacio muy interesantes

Antes de la misión Apolo y la llegada del hombre a la luna, parecía imposible disponer de los elementos de la misma. Sin embargo, tiempo después de esa proeza, se logró traer a casa una contingencia especial de rocas lunares. Gracias a ellas, se pudo obtener una visión más clara acerca de la luna y su geología como tal.

Aunque apenas es un pequeño paso para comprender con exactitud los misterios del cosmos, sin duda alguna, es de gran ayuda. Debido a este hito, se han cimentando las bases para nuevos proyectos lunares, así como otros descubrimientos pertinentes.


También te puede interesar nuestro artículo: ¿Te interesa saber el origen de la luna? ¡Conoce todos los detalles!


Contenido del Artículo()

    Un vistazo al regolito para entender qué son las rocas lunares

    Responder a la pregunta sobre qué son las rocas lunares, no tiene demasiada ciencia en general. Básicamente, una roca lunar es un fragmento de material rocoso extraído de la superficie lunar. Desde las misiones realizadas por los Estados Unidos y la Unión Soviética, la recolección de este material ha sido bastante activa.

    Las rocas lunares son tal cual como las personas se las imagina, grisáceas, brillantes y, en ocasiones, opacas. Difieren en algunos componentes con respecto a la geología de la Tierra, pero, en general, son evidenciadas como rocas comunes.

    rocas de la luna
    Fuente: Google

    Entrando en materia, las rocas lunares se caracterizan por estar cubiertas por un material llamado regolito. Este elemento, es secundario a los constantes choques o impactos ocasionados por pequeños meteoritos contra la superficie lunar.

    A medida que se expide el polvo producto del impacto, este se acumula en las rocas, formando sedimento, posteriormente nombrado como regolito. Sin embargo, a pesar de que suene irrelevante, el regolito es de gran importancia científica. La razón principal es que combina parte de los elementos de un meteoro con aquellos que yacen en la superficie lunar.  

    Por otra parte, entre otros detalles para entender qué son las rocas lunares, vale la pena mencionar la capacidad de absorción del regolito. ¿Por qué? Este material acumula gran parte residual de partículas provenientes del clima solar como el helio, carbono y el nitrógeno.

    Asimismo, dependiendo de la zona, las rocas lunares son ricas en aluminio, hierro y magnesio. Como conclusión, este tipo de roca está constituido por materiales que, a ciencia cierta, son de gran valor para la comunidad científica.

    Los secretos que guardan las rocas lunares, al descubierto

    En líneas generales, las rocas lunares no han servido solamente para saber su composición química y cómo se diferencian de la Tierra. Al contrario, son objetos valiosos que fungen como llave para entender el origen del planeta.

    Además, recientemente, se ha comprobado que estas rocas provenientes de la superficie lunar, poseen agua almacenada en su interior. Y no únicamente pequeñas cantidades de agua, sino grandes toneladas de la misma que puede ser explotada.

    Por tal motivo, hoy en día, la superficie lunar es un tesoro científico que proporciona información valiosa sobre los albores del tiempo. Asimismo, la composición de sus minerales, ayuda a entender cómo se gestó ella misma a lo largo del tiempo.

    Básicamente, se trató de un evento masivo y activo, en donde el magma, las erupciones y las colisiones de meteoros, imprimieron una huella clara. De igual manera, la presencia de agua determina que, gran parte de los componentes esenciales para la vida, no son propios de la Tierra. De acuerdo a tal hallazgo, ellos provienen desde lo más recóndito del universo.

    A su vez, también se ha podido constatar que, en comparación con el planeta Tierra, las rocas de la luna son más longevas. En ellas, se encuentran trazados vestigios del inicio del Sistema Solar, una particularidad que se ha perdido en el planeta azul. La razón principal, es que la Tierra sigue geológicamente activo, por lo que la superficie siempre está renovándose.

    Las rocas lunares, son aliados principales a la hora de entender los orígenes de todo. Sin ellas, prácticamente, apenas se estarían realizando alguna que otras hipótesis sin demasiados fundamentos lógicos.

    Las rocas lunares del Apolo 11. ¿Cómo ocurrió este evento?

    Al pisar la luna, Neil Armstrong le otorgó la victoria a Estados Unidos en la carrera espacial. Hasta la fecha, este hecho resultó inigualable por parte de la Unión Soviética. Pero, más allá de ser una confrontación política y pública, representó un gran salto para la humanidad, tal como dijo el Comandante Armstrong.

    En efecto, el viaje de Armstrong a la luna cimentó las bases para continuar el desarrollo de la aeronáutica. Como resultado, simbolizó un antes y un después en todo lo que concernía a la investigación espacial.

    La misión, además de comprobar la efectividad de los nuevos trasbordadores espaciales y colocar al hombre la luna, poseía otro fin relativamente sencillo. Una vez logrado el alunizaje en el mar de la Tranquilidad, los tripulantes de Apolo 11, debían recolectar muestras de la superficie.

    No sería un proceso sencillo, debido a la dificultad que representaba este ambiente inhóspito y la corta cantidad de tiempo. Sin embargo, se amoldaron al plan, contribuyendo a la captación de las llamadas rocas lunares del Apolo 11.

    Un gran futuro se aproxima

    piedra lunar
    Fuente: Google

    Las misiones de Apolo en general, lograron la recolección de más de 280 kilogramos de material rocoso y lunar. Mediante la utilización de todo tipo de instrumentos como palas, rastrillos y picos, se obtuvieron las muestras necesarias.

    Actualmente, gracias a las rocas lunares del Apolo 11, el futuro parece ser prometedor en cuanto a la exploración lunar. Se sabe que estas rocas están compuestas por materiales químicos de gran interés científico.

    Además de ser esenciales para la vida, varios de estos elementos pueden ser utilizados como combustible. Por ejemplo, el hidrógeno y el oxígeno, se encuentran en gran medida dentro de la composición de estas rocas.

    Por ende, no se descarta que, en el futuro, y gracias a los recientes hallazgos de agua, se intente colonizar la luna. Contiene todo el material propicio como para implementar la primera base lunar, sin problemas. De igual manera, representaría un avance más de la humanidad hacia la conquista de nuevos mundos cercanos o aledaños.

    Maria

    Gran apasionada a la astronomía y territorios inexplorados. El universo es uno de sus grandes pasiones donde le encantaría viajar.

    Subir