Aprovecha al Astro Mayor: ¡Construye un reloj solar!

Uno de los primeros instrumentos utilizados en la antigüedad para saber con exactitud la duración del día, fue el reloj solar. De acuerdo a esta premisa, son más longevos de lo que parece, con una utilidad tremenda en comparación a la relojería moderna.

Actualmente, la funcionalidad de los relojes solares es de uso anticuado, pero pueden ser construidos para vivir la experiencia. Por ende, si se desea conocer con claridad el funcionamiento de los mismos, es posible crear un certero y que funcione. No tardará demasiado tiempo y se disfrutará de un momento ameno en general.


También te puede interesar nuestro artículo: Analizamos las tormentas solares y sus efectos en la Tierra


Contenido del Artículo()

    Reloj solar. ¿De qué se trata esta magnífica pieza de antaño?

    Como su nombre lo indica, un reloj solar utiliza la luz del sol y la formación de sombra para determinar la posición del mismo. A través de un fijador, conocido como gnomo o estilo, la sombra se proyecta sobre una determinada área.

    Esta zona, debe estar marcada métricamente con la hora exacta del día. De esa manera, se conoce con certeza, la posición del sol relacionada con un determinado momento del día. A su vez, es capaz de medir, sin dificultad alguna, el paso de los minutos y segundos.

    asi es el reloj solar
    Fuente: Wikipedia

    Desde una perspectiva más detallada, el reloj solar se basa en la vuelta que da el sol alrededor de la Tierra y paralelo a su eje. Cuando se dispone de un estilo sobre el eje de la Tierra junto a un plano perpendicular, la sombra transcurrirá con el movimiento del sol.

    En líneas generales, el sol ejecuta una vuelta precisa de 360 grados en 24 horas sin falta. Por ende, cada hora se desplaza 15 grados, conforme el sol avanza en su cometida diaria con respecto a la Tierra. De esa manera, es que es posible medir con certeza, las horas del día en las que el sol va ejecutando su marcha.

    Por su parte, los relojes solares no son únicos en su tipo. Según distintas premisas, existen algunos que vale la pena mencionar. Como resultado, se tendrá una mejor noción acerca de ellos, siendo capaz de diferenciarlos entre uno y otro.

    La excelente precisión del reloj ecuatorial

    Es conocido como uno de los relojes más fáciles de leer, con una precisión totalmente avalada por quienes lo han usado. En líneas generales, es un reloj solar inclinado, cuyas coordenadas se basan en las coordenadas ecuatoriales.

    Su constitución dispone de un estilo ubicado y apuntando hacia el eje paralelo de la Tierra. A su vez, la superficie circular donde se apoya, se encuentra perpendicular al mismo, señalando en dirección al horizonte del sitio.

    Al igual que el resto de relojes solares, señala con eficacia los grados que corresponden a cada hora cuando el sol se moviliza. Es decir, es uno de los relojes que muestra, sin problemas, cada hora del día a medida que el sol se desplaza 15 grados.

    El más común de todos, el reloj horizontal

    Efectivamente, el reloj horizontal es el más comúnmente encontrado en plazas, jardines y lugares públicos como artículo ornamental. Basa su estructura en una superficie esférica, plana y perpendicular al plano horizontal de la Tierra.

    Por otro lado, su estilo yace alzado de manera paralela al eje de la Tierra, proyectando, sin fallas, la sombra producida por el sol. De esta manera, se reflejan las horas del día, conforme el sol avanza en sus distintas etapas diurnas.

    Los relojes verticales y la modernización de los mismos

    Así como los relojes horizontales son comunes en plazas o espacios abiertos, es común encontrar un reloj vertical en bibliotecas, iglesias y más. Básicamente, son conocidos de esta manera porque están inmersos o agregados dentro de una pared en posición vertical.

    De esa manera, su superficie esférica plana, resulta paralela al horizonte del sitio, con el estilo apuntando al eje de la Tierra verticalmente. A pesar de su particular posición, es uno de los relojes que más se ha modernizado y utilizado hoy en día debido a su practicidad.

    El reloj solar casero. ¿También es un tipo de reloj a tomar en cuenta? ¡Descubre la verdad!

    Un reloj solar casero no se encuentra inmerso dentro de los tipos más destacados de esta clase de reloj. Más que todo, es la creación de uno de estos instrumentos de forma rudimentaria en el hogar.

    En ese sentido, obedece al cumplimiento de un pasatiempo o la realización de algún proyecto escolar. Sin embargo, no se le puede subestimar en lo absoluto. Un reloj solar cuenta con las mismas partes que uno original, es decir, su estilo, plataforma y graduación métrica.

    Asimismo, un reloj solar casero es una excelente herramienta a tener en cuenta para construir. Ahorra grandes gastos en otros aparatos y, por si fuera poco, no consume energía ni se desgasta con el tiempo. A pesar de que no esté modernizado o adaptado a los tiempos, no tiene nada que envidiar a otros relojes.

    Pero entonces… ¿cómo hacer un reloj solar? ¡Descubre los mejores tips para cumplir con la meta!

    Primeramente, para saber cómo hacer un reloj solar, se requieren de ciertos materiales a tomar en consideración. Un excelente prospecto, debe estar soportado por una buena base, así que es recomendable utilizar una pequeña plataforma de madera plana. De igual manera, como estilo o gnomon, es posible utilizar un clave o vara larga.

    reloj solar hecho
    Fuente: Aprender y Enseñar Matemáticas

    Acto seguido, es de vital importancia hacer gala de un espacio soleado para que pueda funcionar. Coloca la plataforma en el plano horizontal y, con la ayuda de un martillo, inserta el clavo en su centro. Conforme la sombra producida por el sol se intercepte en el clavo y se refleje en la plataforma, ve marcando las horas.

    Con cada hora que transcurra, utiliza un lápiz, lapicero, bolígrafo, pintura o marcado para trazar una línea en virtud de ella. Para la llegada de la noche, se habrá obtenido con detalle, las horas exactas en las que el sol estuvo en un determinado punto.

    Luego, basta con unir todas las líneas céntricamente con respecto a la base del clavo. Así, se habrá completado el proceso de cómo hacer un reloj solar con éxito rotundo. Por último, finiquita añadiendo color, de ser necesario, o dándole toques propios de belleza.

    Maria

    Gran apasionada a la astronomía y territorios inexplorados. El universo es uno de sus grandes pasiones donde le encantaría viajar.

    Subir