¿Qué Clase de Galaxia es la Vía Láctea?

Mayormente los seres humanos nos atrevemos a preguntar que clase de galaxia es la via lactea y de acuerdo a diversos astrónomos, científicos o también aficionados del tema se ha hallado que nuestra vía láctea pertenece a la clase de galaxias espirales.

En este sentido, esta galaxia es la que sujeta el Sistema Solar y, por lo tanto, a nuestro planeta, el cual corresponde a lo que se refiere parte del Grupo Local. En torno a lo expuesto, en diversas noches serenas podemos evidenciar una tirana blanca que cruza el cielo de lado a lado, y que a su vez, este presenta muchísimas estrellas. No obstante, estos son sólo una diminuta porción de nuestros vecinos. Entre todos creamos la Vía Láctea, nuestra galaxia. Los romanos la citaron “Camino de Leche“, que es lo que simboliza ‘’vía láctea’’ en latín.

Que clase de galaxia es la via lactea

vía láctea

El Sistema Solar se localiza justamente en uno de los brazos de la espiral, exactamente a unos 28.000 años de luz correspondiente al centro y además a unos 22.000 del extremo.

Asimismo, tantas veces hemos tenido la interrogante de que clase de galaxia es la via lactea , y de acuerdo a diversos estudios, esta es una galaxia magna, espiral y puede poseer unos 300.000 millones de estrellas, entre ellas, nuestro astro rey, el Sol. En su totalidad esta puede medir unos 100.000 años de luz de diámetro y disfruta también de una masa de más de dos billones de veces con relación a la del Sol.

De esta forma, cada 225 millones de años el Sistema Solar perfecciona un giro cerca del centro de la galaxia. Se menea a unos 270 km. por segundo. No podemos notar el radiante centro ya que se intercalan materias primas opacas, igualmente polvo cósmico y vapores fríos, que no dejan pasar la luminaria. Se funde que sujeta un eficaz agujero negro.

Revelaciones de los científicos

galaxia de la Vía Láctea

La galaxia de la Vía Láctea, o sencillamente la Vía Láctea, es una galaxia espiral donde se localiza el sistema solar y a su vez se halla nuestro planeta. Según las informaciones, tiene una masa de 1012 masas solares y es una espiral cercada. Su diámetro medio se aprecia en unos 100 000 años de luz, semejantes a casi un trillón y medio de kilómetros o 9480 millones de unidades astrales.

En este orden de ideas, se deduce que coge entre 200 000 y 400 000 millones de estrellas. El trayecto desde el Sol hasta el eje de la galaxia es de aproximadamente unos 25 766 años luz, en otras palabras, el 52 % del radio total celeste. Por otro lado, nuestra galaxia es una parte de las cuarenta galaxias que se hallan en el  Grupo Local, y además es la segunda más inmensa y brillante luego de Andromeda.

Por otro lado, el seudónimo Vía Láctea procede de la mitología griega y en latín simboliza camino de leche. Esa es, en efecto, el aspecto de la sutil tira de luz que cruza el cielo terrestre, y así lo atestigua la mitología griega, manifestando que se trata de leche vertida del pecho de la diosa Hera.

De noche se puede notar como una difusa banda de luz blanca cerca de toda la esfera espacial. El anómalo percibido de la Vía Láctea se debe a la presencia de las estrellas y de otros materiales sobre el plano de la galaxia, como es el caso del vapor espacial. La Vía Láctea aparece más radiante en la orientación de la zona de Sagitario, ya que en aquel lugar se sitúa su núcleo.

Creación de nuestra galaxia

Creación de nuestra galaxia

La Vía Láctea empezó como una o varias diminutas zonas de sobre densidad en la comercialización másica del cosmos poco después del Big Bang. Algunos de estos territorios eran las semillas de los montones globulares, en los que permanecen las más viejas estrellas que crearon la galaxia. Estas estrellas y cúmulos forman hoy en día la aureola espacial de la Vía Láctea.

En ese sentido, luego de unos pocos miles de millones de años de las primeras estrellas, la masa de la galaxia era lo justamente magnánima como para que diera giros con mucha prisa, lo que, debido a la manutención del instante angular, llevó a que el medio volátil interestelar colapsara de una manera más o menos anular a un aro llano.  Por lo tanto, las generaciones que vendrían después de estrellas se constituyeron en este aro espiral. Asimismo, gran parte de las estrellas jóvenes, incluso el Sol, se localizan en este disco.

Las galaxias satélites

Las galaxias satélites

En otro sentido, a parte de los al menos 150 cúmulos globulares que se pueden conocer, la vía láctea cuenta con cierta cifra de galaxias satélite. Las dos mayores con discrepancia son las Nubes de Magallanes, y las demás son simplemente un conjunto de galaxias elípticas enanas mucho menores.

Sin embargo, últimamente se ha sugerido que las revueltas notadas en el gas colocado en el contorno de la Vía Láctea pueden estar producidas por la gravedad de una galaxia de masa análoga a la de la Gran Nube de Magallanes e impalpable desde nuestro enfoque en la galaxia.

Un dato realmente significativo es que diversas de las galaxias compañeras, como es el caso el de la galaxia Enana Elíptica de Sagitario, se encuentran tan próximas a ella que están siendo divididas y absorbidas por nuestra galaxia.

La zona del Sol en la galaxia de la vía láctea

La zona del Sol en la galaxia de la vía láctea

Como casi todas las galaxias, la vía láctea sujeta en su eje un agujero negro. Asimismo, el centro de la galaxia tratada como la Zona molecular Central. Por otro lado, el centro galáctico es del mismo modo el domicilio de la superficie de creación estelar, el más diligente de la galaxia.

Las informaciones en Namibia, con el telescopio HESS han descubierto la apariencia de los rayos gamma de alto brío desde el eje galáctico.  De esta manera, estos rayos gamma se causan por el choque de protones con protones de alta potencia con energías mucho más diminutas.

Hábilmente, el Sol está libre de los rayos universales. Se localiza a 2/3 del centro de nuestra galaxia hasta la orilla a un trayecto de alrededor de 25 000 años luz del eje.  Se menea a una prontitud de 254 km/s próximo del centro celeste, que hace una revuelta en 250 millones de años. Desde su origen ha hecho 18 veces en torno a la Vía Láctea.

De esta forma, al momento de revelar que clase de galaxia es la via lactea es importante decir que esta es 100% espiral y además, su centro, está caracterizado por poseer una gran densidad de estrellas, por lo que los cielos son verdaderamente deslumbrantes.

Asimismo, es grandioso que el Sol haya elegido la distancia apropiada para andar en este viaje de las estrellas. La perspectiva favorita de nuestro Sol en la galaxia, ha consentido al planeta Tierra para mantener la vida.  Es en este sitio prodigioso azul en esta tregua de vida en medio de la enormidad de un universo sin fin, que marchan a toda prontitud cerca de la Vía Láctea.

Finalmente, es importante destacar que entender que clase de galaxia es la via lactea y además saber su relación con Andrómeda es que estas tienden a colisionar en aproximadamente 3 millones de años, si el Sol impide los choques, que va a morir paulatinamente en poco tiempo.