La Nebulosa Planetaria Y Su Aporte Con Las Estrellas Gigantes Rojas

Una Nebulosa Planetaria es sencillamente aquella nebulosa de emisión sólida en una envoltura radiante en esparcimiento de plasma y gas ionizado, despedida durante la etapa de rama asintótica grande que cruzan las estrellas gigantes rojas en los últimos instantes de sus vidas.

Origen Del Nombre De La Nebulosa Planetaria

El nombre se origina a que sus investigadores, en el siglo XVIII, notaron que su aspecto era similar a los planetas gigantescos vistos a través de los telescopios visuales de la estación, aunque ciertamente no tienen ninguna correlación con los planetas.

Se trata de un fenómeno respectivamente breve en conocimientos astronómicos, que persiste del orden de las decenas de miles de años (el tiempo de vida de una estrella usual recorre los diez mil millones de años).

Asimismo, al final de la vida de las estrellas que logran la etapa de gigante roja, las capas externas de la estrella son emitidas debido a palpitaciones y a agudos vientos espaciales. Tras la exclusión de estas capas, permanece un pequeño núcleo de la estrella, el cual se halla a una gran temperatura y resplandece de manera penetrante. En este sentido, la iluminación ultravioleta expuesta por este eje ioniza las capas externas que la estrella había echado.

Origen Del Nombre De La Nebulosa Planetaria

Igualmente, las nebulosas planetarias son objetos de gran jerarquía en astronomía, debido a que ejercen un papel trascendental en la evolución química de las galaxias, restituyendo al medio espacial metales pesados y otros productos de la nucleosíntesis de las estrellas (como por ejemplo el carbono, el nitrógeno, el oxígeno y el calcio).

En galaxias distantes, las nebulosas planetarias son los ideales objetos de los que se puede lograr información ventajosa acerca de su constitución química.

También te puede interesar: 3 COMPONENTES IMPORTANTES DE LA ATMÓSFERA TERRESTRE AVALADO POR LA NASA.

De esta misma forma, las imágenes adquiridas por el telescopio espacial Hubble han expuesto que muchas nebulosas planetarias muestran morfologías enormemente complejas. Solamente en torno a un quinto de ellas exponen formas más o menos redondas. El elemento que causa esta amplia gama de formas no se percibe aún muy bien, no obstante, se opina que las estrellas binarias centrales, los vientos estelares y los campos magnéticos podrían practicar un papel sustancial.

Etapa De Una Nebulosa Planetaria

Una vez emprendida la etapa de Nebulosa Planetaria, los gases echados recorren a velocidades de varios kilómetros por segundo con relación de la estrella central. Ésta se cambia en el remanente (enana blanca) de la estrella gigante roja primera, y está constituida por carbono y oxígeno con sus electrones decaídos, con insuficiente hidrógeno, ya que la mayor parte fue destituido en la etapa anterior de rama asintótica gigantesca.

A medida que el gas se difunde, la estrella central aprecia una evolución en dos etapas: primero, reduciéndose a la par que se caldea, carbonizándose el hidrógeno de la capa externa al núcleo.

En esta fase la estrella central conserva una claridad constante, consiguiendo finalmente temperaturas de en torno a 100 000 K. En segunda parte, la estrella tolera un proceso de congelación cuando la capa de hidrógeno externa se ha extenuado, malgastando al mismo tiempo algo de masa.

Etapa De Una Nebulosa Planetaria

El remanente difunde su energía pero las reacciones de fundición dejan de provocarse, ya que ha degenerado mucha masa y la que le queda no es bastante para lograr las temperaturas esenciales para liberar este tipo de procesos. La estrella se hiela de tal modo que la radiación ultravioleta difundida no es lo adecuadamente aguda como para ionizar el gas apartado.

Por último, la etapa de Nebulosa Planetaria caduca cuando la nube de gas se recombina, dejando el estado de plasma y tornándose invisible. Para una Nebulosa Planetaria original, la permanencia de este período es de cerca de 10 000 años. El remanente estelar, una enana blanca, persistirá sin tolerar apenas cambios en su progreso, congelándose muy paulatinamente.

5 Características Físicas De La Nebulosa Planetaria

Algunas de las características físicas que pudiesen poseer este tipo de nebulosa, son:

1. Formas

Las nebulosas planetarias muestran formas muy disparejas, desde anómalas y de aspecto compleja hasta casi celestialmente redondas. No obstante, éstas últimas apenas llegan a alcanzar cerca del 20 % de su totalidad.

2. Se Clasifican De Acuerdo A Sus Formas

Características Físicas De La Nebulosa Planetaria

La mayoría de las nebulosas planetarias pueden catalogarse según su representación, es decir, estas pueden ser esféricas, elípticas, o bipolares (notadas desde la Tierra, ya que la forma estriba del ángulo con el que se las observe). No obstante, en menor medida de igual forma existen otras de diferentes aspectos, como anulares, cuadrupolares, irregulares, helicoidales, y de otras formas físicas.

También te puede interesar: LA ESTRELLA POLAR : ¿UN FUTURO INCIERTO O EL INICIO DE UNA NUEVA VIDA?

3. Diámetro

Una Nebulosa Planetaria original posee cerca de un diámetro de un año luz, y está constituida por gas altamente disperso, con una consistencia de entre 100 y 10 000 partículas por centímetro cúbico.

En balance, la atmósfera terrestre comprende un 2,5 × 1019 partículas por cm3. Las nebulosas más jóvenes tienen consistencias más elevadas, en ocasiones del orden del millón (106) de partículas por cm3. A medida que la nebulosa decae, la densidad mengua debido a su esparcimiento en el espacio.

La radiación expresada por la estrella central aviva los gases hasta temperaturas de unos 10 000 K.39 Por lo general, en las zonas más cercanas a la estrella este gas puede lograr una temperatura mucho mayor, en torno a 16 000-25 000 K.40 El volumen efectivo en las cercanías de la estrella central se halla a menudo atareado por un gas muy caliente, cercano a 1 000 000 K. Este gas se causa en la superficie de la estrella en forma de viento espacial muy vertiginoso.

4. Diferencias

Las nebulosas planetarias pueden desigualarse según su componente limitante, que puede ser materia o iluminación. En el primer caso, no hay suficiente materia en la nebulosa para impregnar todos los fotones ultravioletas expresados por la estrella, y la nebulosa perceptible se topa totalmente ionizada.

En el último, la estrella no expresa suficientes fotones ultravioletas para ionizar todo el gas próximo, difundiéndose desde la estrella hacia afuera un faz de ionización y abandonando neutras las regiones más externas, por lo que no se aprecia todo el gas existente en los entornos, ya que este gas se halla tan frío que pronuncia iluminación en el rango infrarrojo).

 5. Distribución

Distribución de las nebulosas

Se conocen cerca de unas 3000 nebulosas planetarias en nuestra galaxia. Se trata de un número chico si se lo confronta con el número total de estrellas; existe alrededor de una Nebulosa Planetaria por cada 60 millones de ellas. Esto es correspondido a su corto tiempo de vida en balance con las estrellas. Se aprecia que cada año se forman aproximadamente unas tres nuevas nebulosas planetarias.

Habitualmente se hallan ubicadas en el plano de la Vía Láctea, siendo más exuberantes junto del centro galáctico.

El estudio de la Nebulosa Planetaria en cúmulos abiertos accede decretar con mayor precisión el límite de masa entre las estrellas ascendientes de las enanas blancas y las estrellas de neutrones, ubicado entre 6-8 masas solares.

También te puede interesar: LAS CONSTELACIONES: EL MISTERIO OCULTO DE LAS ESTRELLAS EN NUESTRA VÍA LÁCTEA

Por otro lado, cuando hacemos mención a este fenómeno natural espacial debemos considerar que este siempre tendrá relación con los inicios o comienzos de nuevas estrellas y en este caso, la Nebulosa Planetaria tiene mucho que ver con el origen de las estrellas gigantes rojas.

Rate this post