Las Lunas de Marte: Los Hijos del Planeta Rojo

lunas de marte

Las Lunas de Marte son un tema muy interesante en la astronomía moderna, tanto por los motivos de su formación y adhesión como satélites del planeta rojo, como por su constitución y funciones, que no son exactamente las mismas que las de la Luna para nuestro planeta.

¿Sabías que Marte, nuestro planeta vecino en el sistema solar tiene dos lunas en lugar de una, como en la Tierra?

Sí, nuestro vecino rojo tiene dos satélites naturales o lunas: Fobos y Deimos. Ambas fueron descubiertas en el siglo XIX, exactamente el día 12 de agosto del año 1877 por el astrónomo estadounidense Asaph Hall. 

Descubrirlas fue una gran hazaña de observación astronómica para  la época debido a la cercanía de las órbitas lunares en torno a Marte, lo que hace mucho más difícil ubicarlas debido al brillo propio del planeta, especialmente si tomamos en cuenta que, como lunas, ambas son realmente pequeñas.

Para hacerlo, Hall usó el refractor de 66 centímetros que se encontraba en el Observatorio Naval de Washington, en Estados Unidos, que, como dato curioso, era el observador telescópico más grande y potente de la época

Ambas lunas son relativamente pequeñas ya de formas irregulares, de hecho, se parecen más asteroides que a nuestra propia Luna, que debido a su tamaño tiene forma completamente esférica.

CONTENIDO DEL ARTÍCULO

    Especulaciones previas a al descubrimiento de las Lunas de Marte

    A pesar de que ambas Lunas de Marte fueron descubiertas en 1877, las primeras conjeturas sobre su existencia datan de más 200 años atrás y se le atribuyen al astrónomo alemán Johannes Kepler, quien pensaba que la formación del sistema solar debía estar regido por la armonía numérica que Pitágoras había planteado es su obra. 

    ¿Quieres saber más sobre la interesante obra de éste científico? No te pierdas nuestro artículo sobre la interesante vida y obra de Johannes Kepler


    El razonamiento que usó Kepler para sustentar su teoría de que Marte poseía dos lunas era muy sencillo: nuestro planeta, La Tierra, ubicado en la tercera órbita solar tiene una sola Luna y Júpiter estaba ubicado en la quinta órbita y para el momento se creía que solamente tenía 4 lunas porque para el momento solamente se conocían los 4 satélites galileanos.

    Entonces, por proporción numérica, a Marte, que se encontraba en la órbita intermedia entre los dos, le tocaban dos lunas.

    Ciertamente los datos con los que contaba Kepler estaban completamente errados, al igual que el principio de armonía numérica (que años más tarde él mismo descarta) y el hecho de que haya acertado el número de Lunas de Marte no fue más que una feliz casualidad.

    Lunas de Marte: Historia de los nombres

    Fue el mismo Hall, al descubrirlas, quien se ocupó de poner nombres a las recién avistadas lunas del planeta rojo. La más grande llamada Fobos y la más pequeña de ambas, la llamo Deifos.

    ¿Qué significan estos nombres?

    Un hecho curioso es que Hall las bautizó usando los nombres de los hijos gemelos del Dios romano de la Guerra, Marte (él sería el equivalente romano para Ares, Dios griego de la guerra); Fobos (que significa pánico) y Deimos (terror).

    Asaph Hall jamás se enteró de lo acertado que estuvo al usar “los hijos” como referencia para elegir los nombres de las lunas marcianas.

    En un estudio realizado en el año 2018 por el Instituto de Investigación del Suroeste en Estados Unidos, Las Lunas de Marte podrían ser, literalmente, hijas de del planeta Marte, ya que según el estudio, las lunas están formadas por los mismos minerales que el propio planeta.

    Se piensa que ambas lunas de Marte son simplemente las dos rocas remanentes más grandes que fueron expulsadas a la atmósfera marciana luego de que el planeta sufriera una gran colisión con otro cuerpo celeste (posiblemente un asteroide de gran tamaño) hace aproximadamente 4.000 millones de años, mientras el sistema solar aún ambiente muy hostil para la vida.

    Lunas de Marte: Fobos

    Fobos

    Fobos es la más grande de las dos lunas de Marte y también es, de las dos, la más cercana al planeta, ya que ésta luna orbita a una distancia de solamente 9300 kilómetros de la superficie del planeta. Muy cerca, si consideramos que nuestra luna se encuentra a 384.000 km de la Tierra.

    A pesar de que se considera una Luna por su periodo orbital en torno a Marte, realmente luce más como un asteroide porque es muy pequeña, Fobos mide 29 x 18.4 kilómetros apenas y su forma es bastante irregular, como podría lucir cualquier asteroide huérfano.

    Debido a su cercanía con el planeta, Fobos es afectada muy fuertemente por la fuerza gravitatoria del planeta, por lo que completa una órbita de rotación en un periodo de tiempo de apenas 7.6 horas.

     A pesar de que está formada por roca sólida, su materia es muy poco densa, presentando gran cantidad de perforaciones y porosidad generalizada. Las últimas observaciones realizadas con la sonda Mars Global Surveyor indican que la superficie lunar está formada por una capa de regolito de aproximadamente 100 metros de espesor.

    A pesar de que aún no se ha podido confirmar, no se descarta que bajo la superficie de Fobos se encuentren cúmulos de agua congelada, como los que se han encontrado en Marte.

    A diferencia de nuestra Luna, Fobos siempre le muestra la misma cara a Marte debido al efecto de de un fenómeno conocido como anclaje por marea o rotación sincronizada, como también se le conoce. Esto ocurre porque el satélite toma el mismo tiempo en completar un movimiento de rotación que el tiempo que toma en realizar una vuelta a la órbita, por lo que éste siempre mostrará el mismo hemisferio a su eje de rotación.

    Se piensa que, debido a las pequeñas dimensiones de Fobos y su estrecha distancia con el planeta, ésta poco a poco perderá su velocidad de rotación por efecto de la atracción gravitatoria del planeta. Se estima que la luna perderá su órbita e impactará sobre la superficie de Marte dentro de unos 50 millones de años. 

    Algo en lo que deberíamos pensar si seguimos creyendo que podemos establecer colonias humanas en Marte.

    Lunas de Marte: Deimos

    Deimos

    Deimos es la más pequeña de las Lunas de Marte, las últimas mediciones realizadas por las sondas en Marte han revelado que éste pequeño satélite natural tiene un diámetro de apenas 12.4 kilómetros en su punto más ancho.

    Deimos también es la más externa de las lunas en el planeta rojo, ya que se encuentra a una distancia aproximada de 23.500 kilómetros de la superficie de Marte. Debido a eso, su periodo orbital tarda mucho más que el de su gemela. Deimos tarda un promedio de 30.3 horas en completar un giro en torno al planeta.

    Al igual que Fobos, la superficie de la Luna Deimos está formada principalmente con regolito granulado muy fino. También tiene abundancia de roca sólida formada por carbono.

    Las primeras consideraciones luego del descubrimiento de Deimos suponían que, debido a su tamaño, forma y constitución, esta luna era un asteroide común y corriente que había sido perturbado por la gravedad marciana hace más de 3000 millones de años. 

    Esta teoría no ha sido comprobada y se contrapone a estudios realizados que sugieren que la luna fue el resultado de una colisión entre Marte y otro cuerpo celeste de gran tamaño.

    Observar a Deimos desde la Tierra no resulta muy fácil porque es un cuerpo celeste muy pequeño y al encontrarse tan cerca de su planeta, ésta es opacada por el brillo del reflejo de marte. 

    Sin embargo, desde las sondas espaciales enviadas para la investigación del planeta rojo se han podido recolectar datos exactos sobre la composición de su suelo y la presencia de minerales valiosos en su superficie.

    Un dato curioso sobre esta luna es que orbita muy cercana a la línea ecuatorial marciana y al ser tan pequeña no puede ser observada desde Marte en latitudes superiores a los 83.7°

    Los comentarios para este artículo se han cerrado.

    Subir