El gran Asteroide Bennu: Conoce lo último de la NASA

ASTEROIDE BENNU

No se puede hablar sobre asteroides sin mencionar a Bennu, un gigante que, sin duda alguna, es un cuerpo celeste de enorme importancia actualmente. Posee más de 500 metros de diámetro con una masa superior a la esperada. Por lo tanto, es uno de los asteroides más potentes que yacen próximos a la Tierra.

Su descubrimiento data del año 1999 en Socorro, Estados Unidos, por parte de un grupo especializado dedicado a la investigación de estos enigmáticos seres. Inicialmente, el asteroide fue designado con otra denominación, pero gracias a una curiosa anécdota, fue apodado como Bennu. Desde entonces, ha sido objeto de múltiples exploraciones por parte de la NASA y afines.

Dependiendo del resultado de las mismas, grandes revelaciones pueden presentarse en escena con respecto al asteroide y otros aspectos del Sistema Solar. De allí radica la importancia de su estudio constante.


También te puede interesar nuestro artículo: ¿Cuál es el Asteroide más grande?


CONTENIDO DEL ARTÍCULO

    ¿Quieres saber más sobre Bennu? ¡Conoce todo lo que se sabe hasta ahora!

    Asteroide Bennu2
    Fuente: NationalGeographic

    Todos los asteroides son estrictamente estudiados por la NASA por diversos motivos, siendo su potencial peligro de impacto, uno de ellos. Pero en el caso de Bennu, existe una dinámica que va más allá de esa simple premisa.

    En el año 2019, se pudo constatar que este enorme asteroide posee una antigüedad más elevada de la que se manejaba. Gracias a este nuevo dato, todo el cuerpo de investigaciones, llegaron a la conclusión de que es un potencial objetivo que podría dar información sobre los orígenes del sistema en el que la Tierra habita.

    Como ya se mencionó, Bennu cuenta con más de 500 metros de diámetro. Además, gira entorno a su propio eje cada 4 horas aproximadamente. Mientras que, un poco más de 1 año tarda en dar una vuelta al Sol.

    Para aquellos a quienes les encanta el tema de las comparativas, imaginen la Torre Eiffel o el Empire State. Ambas edificaciones son relativamente insignificantes si se contrastan con el asteroide. ¿Te has hecho la idea?

    Indagando más al respecto, esta gigante roca espacial hace vida en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. Se estima que cada 6 años, se produce su acercamiento más próximo a la órbita terrestre, evento que genera una gran expectativa. Aunque no existe un riesgo aparente, no deja de representar una amenaza palpable y de constante seguimiento.

    En base a estos y otros motivos, en el año 2016 fue lanzada la sonda espacial OSIRIS-REx con el objetivo de aterrizar en el asteroide. Su diseño permitirá recolectar muestras de la superficie en pro de desvelar nuevos enigmas con relación a este misterioso, oscuro, lejano y admirable ente sideral.

    Asteroide Bennu Vs. OSIRIS-REx: El encuentro más esperado

    La sonda espacial OSIRIS-REx cuenta con un objetivo clave que demarcará el rumbo de futuros experimentos e investigaciones. Su éxito debe ser rotundo para dar pie a nuevas teorías o realidades que cimienten el origen del Sistema Solar.

    Desde su despliegue en septiembre del 2016, tomó un poco más de dos años para que la sonda arribara a su destino principal. No fue hasta diciembre del 2018 que estableció su primer contacto lejano, con el fin de capturar imágenes precisas sobre el asteroide Bennu.

    Uno de los descubrimientos más asombrosos fue la presencia de agua compactada en la superficie del asteroide. La gran mayoría no contaba con esta posibilidad, por lo que las hipótesis e ideas enmarcadas con respecto a Bennu, dieron un vuelco tremendo.

    La sonda espacial debe enfrentarse a la poca gravedad que describe esta entidad cósmica, convirtiéndose en un verdadero reto. No obstante, se espera que con prontitud y sobrellevando de la mejor manera el ambiente de trabajo, se cumplan a cabalidad los tres objetivos primordiales a realizar durante el proceso.

    El primero de ellos es mantener una constante acerca de su trayectoria y sus movimientos con respecto a la Tierra. Ocupando una plaza dentro del grupo de los asteroides potencialmente peligrosos, se deben trazar fundamentos sobresalientes que esclarezcan de manera acertada el comportamiento y composición del asteroide Bennu.

    Asimismo, OSIRIS-REx recolectará entre 600 a 2000 gramos de material, que fungirá como bandera para el análisis de la antigüedad del asteroide. Como se desconoce con exactitud cuán longevo es, estas muestras contribuirán a develar una cifra que se ajuste y servir de guía para reforzar diversos planteamientos sobre el nacimiento del Sistema Solar.

    ¿Qué se dice sobre Bennu? Entérate de las más recientes opiniones sobre Bennu

    Asteroide Bennu 1
    Foto cortesía: NASA

    Desde que se conoció la existencia del asteroide, muchos son los apodos que se le han conferido hasta la actualidad. Entre las múltiples opiniones sobre Bennu destacadas por la comunidad, sobresalen aquellas carentes de bases científicas. Ejemplo de ello es la que considera al asteroide como la “roca de la muerte”, gracias a sus proporciones y su potencial peligro para el planeta.

    Sin embargo, es de esperarse que rápidamente la NASA desmintiera esta clase de comentarios. Está comprobado que Bennu, a pesar de ser potencialmente amenazador, no impactará con la Tierra ni ahora, ni en un futuro cercano.

    Por su parte, ahora del lado científico y oficial, las opiniones con respecto a esta roca galáctica son variadas, pero con la misma base. Especialistas de la NASA y el IAC, han afirmado que la composición y estructura de Bennu, es rica en materiales primitivos que no se esperaban encontrar en primera instancia.

    Regolito y otra clase de compuestos con agua y carbono, son tan solo algunos de los hallazgos en la superficie analizada del asteroide. Otras opiniones sobre Bennu, aseguran que son el tipo de asteroide que, en un principio, dotaron de agua a la Tierra al impactar contra ella en los albores del Sistema Solar.

    De igual manera, científicos experimentados en el campo, han alegado que es probable que los materiales netos de Bennu, sean desconocidos y nunca procesados. Por ende, la relación que mantienen con el alba del Sistema Solar es casi idílica.

    La sonda espacial OSIRIS REx regresará en el año 2023 con lo recolectado. La incertidumbre puede ser exorbitante por conocer lo que trae. Y tú, ¿estarás al pendiente para ese entonces?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir