11 fenómenos meteorológicos extraños que te pueden atrapar

En el presente artículo les hablaré acerca de los fenómenos meteorológicos extraños y escalofriantes que pueden observarse en nuestro planeta.

Fenómenos meteorológicos extraños

Entre los fenómenos meteorológicos extraños que se localizan en la tierra, tenemos:

 Los tres soles

Los tres soles

Parece conseguido de un audiovisual de ciencia ficción, de un mundo separado al nuestro pero lo seguro es que en la Tierra se pueden observar en establecidas ocasiones tres soles en ubicados en el cielo. Este extravagantísimo fenómeno meteorológico corresponde a la alteración de la luz del sol en los cristales de hielo concurrentes en las nubes de clase cirriforme.

En este sentido, cuando sobre estos cristales, de semblante habitualmente de hexagonal reincide la luz del sol y a su vez, este va reflejando la luz a ambas partes del sol en el horizonte, en preciso instante, se funde un ángulo de 22º y hace la apariencia de dos soles anexos, ciertamente falsos.

 Lluvia de sangre

Lluvia de sangre

Otro de los fenómenos meteorológicos extraños es la lluvia de sangre. Este fenómeno fue descrito en la literatura, en la Ilíada de Homero, escrita en el siglo VII a.C. En tiempos lejanos se creía que la sangre que caía del firmamento era de verdad y que anunciaba grandiosos males. En 2001, los habitantes de la ciudad de Kerala, en el sur de la India, se habituaron a que una lluvia de tonalidad escarlata abatiera sobre sus calles alrededor de dos meses.

No obstante, el origen de este color tan extraño está en el acopio de polvos de arena del desierto del Sahara. Las tempestades de arena alzan este polvo que son tiradas en la atmósfera kilómetros y derriban en representación de una lluvia.

 El rayo globular

El rayo globular

Este radiante objeto flotante ha atemorizado durante décadas a todo aquel predilecto que ha podido observarlo. Debido a su naturaleza impredecible y su brevísima permanencia, hay muy poca averiguación sobre estos rayos globulares más allá de crónicas propias.

La existencia del rayo globular, también conocido como el rayo en bola ha sido durante desarrollado tiempo discutida, y aún son muchos los intelectuales que se exponen desconfiados ante este anómalo. Este fenómeno radica esencialmente en una bola de fuego que a veces surge cerca de la descarga de un rayo cuando se originan tempestades. Sin embargo, su corriente es insuficiente, persistiendo casi fijo y conservando su perfil y brillo. No dura mucho y se esfuma dócilmente o estallando.

 Fuego de San Telmo

Fuego de San Telmo

A pesar de que su nombre incita a desconcierto, este indagador y poco acreditado fenómeno natural eléctrico, no es ningún tipo de fuego. El principio del fuego de San Telmo se encuentra en la electricidad paralizada de la atmósfera y es fundamentalmente una descarga de luz o luminosidad parecida a un brinco de chispas desde una esencia metálica durante un tornado.

Asimismo, los objetos afilados desasen pequeños crujidos o centelleos por la ionización del aire que se halla dentro del campo eléctrico que ocasionan estas tempestades. El aire ionizado forma esa luz entre azulada y violeta particular del anómalo. En este sentido, hace años, muchos marineros distinguían acobardados estas luces azuladas sobre los árboles de sus buques.

 Duendes, elfos y chorros azules

Duendes, elfos y chorros azules

En la mesosfera, a unos 50 kilómetros de elevación, pasa este maravilloso anómalo: agudos y fuertes centelleos atañidos con los rayos tempestuosos.

En torno a lo expuesto, los duendes son descargas eléctricas con signatura de columna vertical que se originan en este manto de la atmósfera.

Por otro lado, los sprites son una porción de una extensa familia de fenómenos meteorológicos extraños eléctricos que asumen su lugar en esta capa de la atmósfera, frecuentados como Eventos Luminosos Transitorios (TLE), entre los que se localizan además los halos, los elves, los blue jets o también los gigantic blue jets.

En el caso de los elfos, estos son simplemente unos anillos que se difunden y vulgarizan tendidamente a la velocidad de la luz por la plataforma de la ionosfera, exactamente de unos 85 a 700 km.

 Nubes lenticulares

 Nubes lenticulares

Estas bellas nubes, con una representación de un disco abultado parecen avisar una penetración extraterrestre. Pero no, no son ovnis, son nubes que se crean en algunas situaciones (regularmente en áreas de montaña) y de las nubes más maravillosas y adecuadas para los fotógrafos que pueden invadir nuestro cielo.

 Lluvia de peces y ranas

 Lluvia de peces y ranas

Entre los siglos XIX y XX Charles Fort se consagró a coleccionar durante treinta años noticias en relación a lluvias de componentes extraños. Y de acuerdo a sus estudios, pudo determinar que las lluvias de peces y ranas sí existen.

La aclaración parece estar en que los animales son chupados de un río, lago o cisterna por la aparición de otro de los fenómenos naturales, un tornado. Asimismo, según las averiguaciones, estos tornados elevan a los animales y estos quedan atrapados en una nube de clase tormentosa para luego caer de manera de lluvia a cierto trayecto dejando estupefacto a cualquiera que le atrape tan indagadora lluvia.

 Rodillos de nieve

Rodillos de nieve

Los aros de nieve, tratados como donuts de nieve o rodillos de nieve, sólo pasan cuando los contextos son los adaptados. La temperatura debe estar cerca de la de congelación, la nieve sencillamente condensable y debe haber fuertes corrientes de aire.

 Bombardeo de bloques de hielo

Bombardeo de bloques de hielo

Las tempestades de granizo son acontecimientos meteorológicos habituales e indeseados, pero en ciertas circunstancias se ha inscrito la caída de formidables pedazos de hielo desde el cielo, mucho más magnos y macizos que el granizo usual. El bloque de hielo más grandioso asentado hasta ahora tuvo una medida de 17.8 centímetros de diámetro, casi el doble del volumen de una bola de tenis.

Asimismo, lo que resulta mucho más insólito aún, es que muchos de estos formidables bloques de hielo suelen abatir supuestamente de la nada, sin nubes tempestuosas a la vista. Sin embargo, algunos reflexionan con que puede tratarse de generosidades de hielo derivados de aviones volando a gran elevación, aún no se ha expresado ninguna definición puntualizada y justificable sobre este secreto fenómeno.

 Torbellinos de fuego

Torbellinos de fuego

Apretadamente enlazados con los tornados y los remolinos de polvo, los amenazadores remolinos o torbellinos de fuego se crean bajo los contextos apropiados, es decir, durante los incendios boscosos u otros fuegos masivos.

De esta manera, los torbellinos de fuego se constituyen de la misma forma que un tornado, por un engranaje de temperatura que causa un vórtice o goteo ascendente. No obstante, en este caso el vórtice no está combinado de aire sino de fuego que progresa a gran rapidez a medida que se nutre del incendio que lo envuelve, reproduciendo su dominio destructor.

 La Luna azul

La Luna azul

Otro de los fenómenos meteorológicos extraños es sin duda la luna azul, este anómalo se formó básicamente por una mala traducción que se originó en inglés. No obstante, a veces la Luna ciertamente se ha visto con esta tonalidad azulada en el cielo. En raras circunstancias, esto se produce debido a que el humo de los incendios boscosos o las cenizas de una expulsión volcánica se dirigen a la atmósfera se combinan con gotas de agua del volumen exacto, apto de destilar la luz de la Luna y convertirla de un matiz azulado.

Finalmente, en este artículo se pudo conocer los distintos fenómenos meteorológicos extraños y extraños que se pueden presentar en nuestro planeta. Hechos que sin duda son totalmente naturales, nada hecho por el hombre.