3 Experimentos Astronómicos para Niños Amantes de la Ciencia

experimentos astronómicos

¡Que diferente sería el mundo si enseñamos a nuestros niños la importancia de la ciencia en la vida cotidiana! Los experimentos astronómicos son una excelente manera de que nuestros hijos comprendan la compleja mecánica universal de manera fácil y divertida.

Durante décadas - y tal vez siglos - el sistema educativo inicial ha estado mal direccionado, centrándose en la doctrina de materias poco útiles y hasta supersticiosas, mientras deja de lado conocimiento básico y práctico que, al crecer, nuestros hijos puedan aplicar en la vida diaria.

Sin duda alguna, parece imperativo que hagamos un poco más de hincapié en la difusión de conocimiento científico. Por ejemplo, los experimentos de astronomía podrían despertar en los niños la curiosidad por materias que usualmente parecen tediosas, como la biología, física y química.

Pero, si utilizamos los experimentos, podríamos “dar la vuelta a la tortilla”, convirtiendo horas y horas de tediosa enseñanza teórica en experiencias divertidas y emocionantes, que además, enseñan a los niños temas importantes, como las leyes de la física.

Por eso, hemos decidido hacer un artículo especial, dedicado exclusivamente a mostrarte algunas ideas con las cuales puedes ayudar a tus hijos a comprender fenómenos naturales como la gravitación, fusión nuclear, transformación de la materia, formación de estrellas, etc.

Posiblemente alguno de los experimentos astronómicos que te presentamos se adentre en la materia de las ondas electromagnéticas, las mismas que conforman la magnetosfera terrestre. Así que parece una gran oportunidad para que leas nuestro artículo sobre las auroras boreales y por qué se producen.

A continuación, te mostramos 3 sencillos experimentos astronómicos para niños que seguramente hasta a ti te enseñaran algo interesante.

CONTENIDO DEL ARTÍCULO

    Convierte leche en plástico

    ¿Qué tiene en común el alimento natural de los terneros con un material aparentemente sintético? Este es uno de los experimentos astronómicos / químicos que te muestra como todos los elementos del universo están compuestos por las mismas partículas, solo que organizadas de manera diferente.

    La verdad es que la respuesta simple sería: “NADA”. Esto no es necesariamente cierto. De hecho, este experimento demuestra cómo la modificación de las partículas de algunos elementos puede cambiar su propiedades físicas tanto, que los convierte en sustancias completamente diferentes.

    Si esto puede ocurrir con la leche y el plástico, también puede ocurrir en otros casos más extremos como el carbón se transforma en relucientes diamantes.

    Si no lo sabías, el origen de uno de los materiales más caros de nuestro planeta (el diamante) es, paradójicamente, uno de los elementos más simples y baratos: el carbón.

    El carbón es un tipo de roca ligera que se forma a partir de la descomposición de vegetales fosilizados. Es muy fácil de conseguir en todo el mundo y es muy económico. Sin embargo, la cantidad adecuada de presión atmosférica y altas temperaturas durante largos periodos de tiempo hace que sus átomos se plieguen sobre sí muchas veces, presionándolos y cambiando su composición interna hasta endurecerlo y hacerlo reluciente en lugar de opaco.

    experimentos científicos

    Algo similar ocurre con la leche, que al ser expuesta a los ácidos del vinagre, este coagula las moléculas de proteína que la conforman, cambiando así su composición molecular a una nueva, parecida a la del plástico.

    ¿Qué necesitas?

    • una taza de leche
    • un recipiente vacío
    • 5 cucharadas de vinagre
    • colador de cocina

    ¿Cómo se hace?

    1. calienta la leche un poco (es importante que no esté fría)
    2. Vierte la taza de leche en el recipiente y agrega el vinagre
    3. remueve durante 5 minutos con una cuchara limpia.
    4. utiliza el colador para extraer el líquido restante del resultado
    5. moldea el plástico resultante

    ¿Qué debería ocurrir?

    Al entrar en contacto con el compuesto ácido del vinagre, las proteínas de la leche deberían coagularse, formando cúmulos de materia mas densa (convirtiendo el líquido en sólido). El resultado es un compuesto sólido elástico biodegradable que puedes usar para crear figuras con la ayuda de tus manos o un molde.

    En el espacio no hay oxígeno

    experimentos para niños

    Existe un motivo por el que los astronautas utilizan esos geniales trajes cuando viajan más allá de nuestra atmósfera, a la luna o la estación espacial internacional, por ejemplo. 

    Ellos utilizan sus trajes para dos cosas: protegerlos de la radiación solar gamma y proporcionarles un suministro de oxígeno, como hacen los buzos cuando se sumergen en el agua. Como no hay oxígeno en el espacio, un astronauta no podría encender un fósforo allá afuera.

    Para comprender cómo sería un “vacío” es decir, un ambiente sin oxígeno, puedes crear un pequeño y sencillo experimento en casa, para mostrar que pasaría con el fuego en un ambiente sin oxígeno.

    ¿Qué necesitas?

    • 1 hoja de papel
    • 1 vela
    • 1 vaso de vidrio
    • 1 caja de fósforos

    ¿Cómo se hace?

    1.  Coloca la hoja de papel sobre una mesa y luego la vela sobre la hoja
    2.  Enciende la vela con un fósforo
    3.  Tapa la vela colocando el vaso de vidrio boca abajo.

    ¿Qué debe ocurrir?

    Verás que al cabo de unos minutos, la llama de la vela comenzará a apagarse. Esto ocurre porque el elemento que permite la combustión del fuego es el oxígeno y al consumirse, la llama no tendrá nada para alimentarse.

    Verás también que si la llama se está debilitando y levantas un poco el vaso, ésta cobrará fuerza de nuevo, esto ocurre porque al romper el ambiente en vacío permites la entrada de nuevas moléculas de oxígeno.

    Si retiras el vaso y soplas la vela, esta se apagará. Esto sucede porque al soplar, las partículas de CO2 que expulsamos, desplazan las moléculas de oxígeno que rodean la flama de la vela.

    Crea tu propio arco iris

    experimentos astronómicos

    ¿Por qué el cielo es azul?

    Esta es tal vez una de las preguntas más comunes que puedes recibir de un niño de 5 años. Sin embargo, es curioso que muchos adultos no podrían explicar el fenómeno natural que hace que nuestro cielo sea azul y no verde, morado… o negro.

    Sabemos que nuestro cielo es azul por motivo de la luz emanada desde el sol, pero, ¿es que acaso la luz del sol es azul?

    Para darnos cuenta de lo que sucede, tenemos que reproducir el efecto de refracción que ocurre cuando la luz solar entra a nuestra atmósfera y choca con las partículas de hidrógeno, oxigeno y carbono.

    ¿Qué necesitas?

    • un espejo mediano
    • un contenedor plástico 
    • agua
    • una cerca o pared de color blanco
    • luz de sol (debes hacerlo durante el día)

    ¿Cómo se hace?

    1. Vierte el agua en el recipiente
    2. introduce el espejo de forma perpendicular sobre el recipiente con agua
    3. Coloca el espejo apuntando hacia la cerca de color blanco

    ¿Qué debe suceder?

    Al reflejar los rayos ultravioleta del sol, las partículas del agua deben causar el mismo efecto de reflexión que causan las partículas de oxígeno en la atmósfera, al reflejarse con el espejo esto hará que podamos apreciar los diferentes rangos del espectro de la luz solar (amarillo, rojo, naranja, verde, azul y violeta). 

    Lo que ocurrirá es que podrás ver algo parecido a un arco iris reflejado sobre la cerca blanca.

    El cielo es azul y no de otro color, porque la luz azul viaja en las ondas de desplazamiento más amplias dentro del espectro visible. Por eso, a medida que el sol se retira, podemos apreciar las ondas de otros colores en el cielo al atardecer (rojo, naranja).

    ¿Conoces otros experimentos astronómicos para niños?

    Si has hecho alguno de estos experimentos astronómicos para niños o conoces otros que puedan ayudar a nuestros hijos a comprender mejor el espacio y las normas de la física que los rigen, no olvides contarnos sobre tu experiencia en los comentarios.

    Los comentarios para este artículo se han cerrado.

    Subir