¿Dudas sobre cómo elegir un telescopio? ¡Te contamos todo lo necesario!

conoce los telescopios

Si eres aficionado de la astronomía o un profesional instruido en el área, debes contar con los mejores materiales para desenvolverte en el campo. Entre ellos, los telescopios son aliados primordiales para tan ardua tarea, habiendo todo tipo de ejemplos y modelos disponibles. Elegir un telescopio requiere de suma delicadeza, paciencia y buen criterio antes de la compra.

Cada telescopio es diferente entre sí, como es de esperarse, cumpliendo a cabalidad con distintos objetivos de diversas maneras. Algunos se adaptan de mejor forma a ciertos entornos, otros hacen gala de innovadores completos para una observación nítida. Sin importar qué, un buen telescopio debe combinar un poco de cada aspecto para garantizar una experiencia inolvidable.


También te puede interesar nuestro artículo: Telescopio Reflector Galileo


CONTENIDO DEL ARTÍCULO

    Antes de elegir un telescopio… ¡Profundiza más sobre ellos y su historia!

    esto es un telescopio
    Fuente: Astroficción

    Por si no lo sabías, los telescopios están entre la comunidad científica desde la época de Galileo Galilei. Sí, incluso este prócer de la astronomía utilizó uno de los primeros modelos para observar con precisión la luna.

    Gracias a la llegada del telescopio, la ciencia presentó un avance tremendo para ese entonces, permitiendo al ser humano detallar los cuerpos celestes. Previo a su existencia, el estudio de los astros y el cosmos estaba totalmente limitado a supersticiones o falsas creencias inculcadas por la iglesia.

    Antes de elegir un telescopio debes comprender que son objetos ampliamente explotados por la astronomía y las ramas derivadas de ella. No es más que un instrumento diseñado para la captación de radiación electromagnética (luz), favoreciendo a la visualización de objetos a larga distancia.

    Luego de la primera piedra colocada por Galileo, los telescopios han venido advirtiendo todo tipo de cambios y remodelaciones en aras de la investigación. Desde el primero que divisó la existencia de cuatro (4) lunas en Júpiter, hasta los más recientes como el Hubble.

    Para elegir un telescopio no necesariamente debes ser un profesional o amaestrado de la carrera astronómica. Basta con saber cómo funcionan para ser manejado hasta por los más principiantes y menos experimentados en general.

    ¿Tienes dudas sobre cómo elegir un telescopio? ¡Aprende más sobre ellos antes de comprar!

    Como bien se mencionó, cada telescopio es portador de ciertos aspectos que, en conjunto, ofrecen un uso profundo y didáctico para usuarios como tú. Solo los mejores presentan las características más recientemente actualizadas para dar total garantía de una buena experiencia en el campo.

    Indaga acerca del tipo y diseño

    Cada telescopio está basado en una premisa que sigue a cabalidad de acuerdo a la categoría donde yace englobado. En primer lugar, están los conocidos refractores, mediante sus lentes para refractar luminiscencias, siendo perfectos para aficionados.

    Por otra parte, los telescopios reflectores, hacen gala de espejos optimizados para reflejar la luz y captar imágenes más nítidas. Y, por último, pero no menos importantes, están los denominados telescopios catadióptricos, combinando lo mejor ambos predecesores para la captación de imágenes.

    Calidad en cuanto a lente y ocular

    Para saber cómo elegir un telescopio debes tener muy presente estos dos aspectos nombrados. El lente del instrumento es quien define la exactitud con la que se visualizan los objetos. Mientras mayor sea su diámetro, mayor será la nitidez, así como los detalles que se obtendrán.

    La mayoría de los telescopios principiantes varían con lentes entre los 75mm a los 150mm de diámetro. Sin embargo, aquellos con dimensiones más allá a los 150mm, son los más adecuados. Por otra parte, en relación al sistema ocular, la calidad del mismo debe consentir la capacidad para amplificar y ajustar los objetos observados. Todo esto sin perder un mínimo de nitidez como tal.

    ¡No dejes de considerar las monturas!

    Responder a la pregunta de cómo elegir un telescopio pasa por saber diferenciar las monturas que sirven de soporte para los telescopios. Por más que esta herramienta posea un excelente sistema de enfoque, será un total desperdicio si su orientación no puede cambiarse por problemas de montura.

    Actualmente, las monturas más demandadas del mercado son la de tipo “azimutal” y la ecuatorial. La primera, facilita los movimientos básicos de arriba-bajo e izquierda-derecha. Por su parte, la montura ecuatorial toma como base el eje de la Tierra para para ir girándolo en dirección al objeto enfocado.

    Pero lo más importante, de fácil utilización

    Puede ser un dolor de cabeza elegir un telescopio cuya manera de ensamblar sea bastante tediosa desde todos los sentidos. Por ende, para completar totalmente un buen juego de características, el telescopio a comprar necesita ser fácil de utilizar.

    Existen modelos que son sofisticados o con gran cantidad de piezas mínimas que requieren dedicación exhaustiva para encajar. En caso de que resulte más complicado de lo normal, no se podrá disfrutar de una experiencia astronómica agradable. Procura que sus instrucciones sean concisas, claras y totalmente descriptivas en pro de no perder la paciencia.

    ¿Has indagado sobre las diferencias entre elegir un telescopio terrestre y uno astronómico?

    telescopio y estrellas
    Fuente: Conceptos

    Así es, más allá de determinar si son telescopios refractores, reflectores o catadióptricos, se debe hacer énfasis en su uso. Elegir un telescopio terrestre o uno astronómico dependerá de la perspectiva que quieras aplicar al instrumento en cuestión próximo a comprar.

    Basándote en esa premisa, descubrirás que cada uno se adapta de mejor forma a un escenario u otro. Por ende, aplica los conocimientos ya adquiridos sobre cómo elegir un telescopio al momento de comprar cualquiera de estos dos nombrados.

    En resumidas cuentas…

    Cuando se trata de elegir un telescopio astronómico, debes entender que su uso es nocturno y poseen un sistema de lente más grande. Como su nombre lo indica, radican en la observación de cuerpos celestes que puedan ser de interés para ti.

    En el reverso de la moneda, elegir un telescopio terrestre es sinónimo de polivalencia, aunado a la captación de imágenes durante el horario diurno. Su funcionamiento se asocia al estudio de la naturaleza o fenómenos propios de la superficie terrestre alejados de la simple vista humana.

    Sin embargo, en referencia a su capacidad polivalente, también están disponibles para la observación del cielo nocturno. ¿La parte mala? Los detalles serán visibilizados con menor detalle y nitidez en comparación a un telescopio astronómico.

    Los comentarios para este artículo se han cerrado.

    Subir