Auroras Boreales: ¿Qué son y cómo se forman?

auroras boreales

Probablemente uno de los fenómenos naturales más hermosos en nuestro planeta, así como también uno de los más difíciles de explicar: La aurora boreal. Éstas no sólo conforman un paisaje casi surrealista en nuestros cielos, también son el objeto de estudios astronómicos que explicarían el funcionamiento del campo electromagnético terrestre.

Seguramente, al igual que a nosotros, en algún momento te has maravillado con el impresionante espectáculo que pueden producir las auroras boreales en los cielos de los polos terrestres. Parecen recrear una escena salida de una película de ciencia ficción o la vista al firmamento en algún extraño planeta fuera de nuestro sistema solar. 

Pero realmente no son producto de la ciencia ficción, y definitivamente tampoco son una señal divina (como muchas culturas antiguas lo creían). De hecho, las auroras boreales se producen en la Tierra, debido a la excitación de las partículas de nuestra propia atmósfera por efecto de los vientos solares.

Si te encantaría ver una aurora boreal y quieres saber todo sobre este interesante tema, no dejes de leer nuestro artículo hasta el final, donde te enseñamos qué son las auroras boreales y otros aspectos importantes relacionados con ellas.

Si quieres conocer mucho más de las maravillas que habitan en nuestro universo, entonces no te debes perder nuestro artículo sobre el Telescopio Hubble, el ojo que mira al espacio.

CONTENIDO DEL ARTÍCULO

    ¿Qué es la aurora boreal?

    La aurora boreal es un fenómeno de luminiscencia natural que se produce durante la noche en los cielos del hemisferio norte de la tierra.

    Las luces proyectadas en el cielo son verdaderamente impresionantes porque tienen forma de onda y parecen desplazarse lentamente, esto fue una característica que maravilló y desconcertó durante siglos a los habitantes de los países en los que este fenómeno es visible.

    A pesar de que es un espectáculo multicolores, las auroras boreales parecen ser predominantemente de color verde. Esto ocurre porque verde es el color de la reacción química al ionizar un partícula de oxígeno, que resulta ser el elemento molecular más común en esa zona de nuestra atmósfera.

    Sin embargo, la aurora boreal suele ir cambiando gradualmente de color (rosa, rojo, azul) a medida que la radiación de los vientos solares va excitando otras moléculas más densas o menos abundantes de la atmósfera como: hidrógeno, carbono y nitrógeno.

    Dato curioso: ¡ NO TODAS LAS AURORAS SON BOREALES!

    En términos generales, este fenómeno no solo se produce en el polo norte terrestre, también se produce en el polo sur, en cuyo caso, el fenómeno ha sido apodado como aurora austral. 

    Ambos fenómenos en conjunto son conocidos como auroras polares, sin embargo, las “luces del norte” son muchísimo más populares que sus mellizas del sur, simplemente porque son mucho más fáciles de observar y se pueden ver desde muchos más países.

    Aurora Boreal: origen del nombre

    A pesar de de que “aurora” por sí misma se refiere a “amanecer”, este nombre viene dado en honor de Aurora, la diosa romana que encarnaba los amaneceres. 

    Además, el origen de la palabra proviene del uso latín Aurum, que significa literalmente “dorado”, usado para expresar la mezcla de colores que caracteriza el alba en las primeras horas del día.

    Por otro lado, “Boreal” se deriva de la palabra griega “Bóreas”, cuya traducción sería “hemisferio norte”.

    ¿Cómo se forman las auroras boreales?

    aurora boreal

    La imagen, tomada por la estación espacial internacional, muestra cómo luce el campo electromagnético de la magnetosfera terrestre al ser excitada por los vientos solares, produciendo las auroras boreales

    Las auroras polares (auroras boreales y australes) se generan como producto de la excitación que ejerce la radiación traída por los vientos solares sobre las moléculas de gases presentes en nuestra atmósfera.

    Este proceso ocurre porque los vientos solares son “trasladados” hacia los polos terrestres

     al impactar con la magnetosfera de nuestro planeta, un escudo invisible formado por la actividad mineral en el núcleo del planeta y que funciona como campo de fuerza contra la radiación solar UV.

    Cuando estos vientos llegan a los polos terrestres, su radiación excita las partículas de gases, haciendo que estos ganen un electrón adicional, lo que genera una reacción energética masiva, que se expresa en nuestro ambiente con destellos luminosos.

    Dependiendo de la intensidad de los vientos, posición de la tierra y cantidad y tipo de partículas ionizadas, las características de la aurora boreal pueden cambiar, tomando siempre formas diferentes, desplazándose de diferentes maneras y hasta cambiando gradualmente la tonalidad de colores.

    ¿Por qué se ven en los polos y no en todo el planeta?

    El por qué las auroras polares solo pueden verse en los polos terrestres y no en todo el planeta, es una de las preguntas más comunes relacionadas con este tema. Después de todo, la magnetosfera rodea toda la esfera terrestre.

    Para hacerlo mas fácil de entender, lo explicaremos de la siguiente manera:

    A pesar de que la magnetosfera rodea nuestro planeta, esta no tendría la forma esférica correspondiente a la tierra, en lugar de eso sería como un óvalo parabólico, chato al frente y muy alargado en la parte trasera del planeta en relación al sol.

    Esto ocurre porque la fuerza de los vientos solares ejerce presión sobre el campo de fuerza, alargándolo hacía atrás. Algo similar a lo que ocurriría si rodeamos con una burbuja a una piedra impactada por la corriente de agua de un río.

    como se forman las auroras boreales

    Por lo tanto, el punto más cercano (menor altura) de la magnetosfera en relación a la superficie terrestre, ocurre justo en los dos ejes polares del planeta, bajando hasta niveles donde la concentración de moléculas gaseosas de la atmósfera es mucho más abundante (entre 100 y 300 km por encima del nivel del mar).

    ¿Cuándo y dónde ver auroras boreales?

    Debido a su belleza y condición única en el planeta, ver auroras boreales se ha convertido en una actividad de interés turístico. Decenas de miles de personas viajan cada año a países de latitudes septentrionales, donde podrían contemplar este impresionante juego de luces en el cielo.

    Sin embargo, cazar auroras boreales no es una tarea necesariamente sencilla… o económica.

    Las auroras boreales son un fenómeno completamente impredecible, porque nuestros instrumentos no pueden calcular la probabilidad de formación de una aurora polar en un momento y lugar determinado. 

    Sin embargo, si conocemos ciertas condiciones que pueden hacer que contemplar una aurora boreal sea mucho más probable en un sitio determinado. 

    ¿Qué se necesita para ver una aurora boreal?

    • Las auroras solamente pueden ser contemplados a simple vista durante el invierno; por suerte, el invierno en el polo norte terrestre es muy largo.
    • Se pueden observar solamente en latitudes por encima de la línea del círculo polar
    • El mejor momento cuando ver auroras boreales es entre los meses de octubre y marzo.
    • Elegir lugares con poca contaminación lumínica terrestre.

    ¿Dónde se ve mejor la aurora boreal?

    qué es una aurora boreal

    Existen varios destinos nórdicos que parecen ser ideales para realizar expediciones en la búsqueda de la aurora boreal perfecta. De entre todos, posiblemente la aurora boreal noruega sea la más famosa de todas, ya que este país recibe muchos visitantes al año con este fin.

    Algunos de los destinos dónde se pueden ver las auroras boreales son:

    • Cabo Norte - Noruega
    • Aurora Sky Station - Laponia Sueca
    • Urho Kekkonen - Finlandia
    • Isla Lofoten - Noruega
    • Fairbanks - Alaska
    • Yellowknife - Canadá
    • Islas Shetland - UK

    Las auroras boreales en la antigüedad

    Para muchas culturas nórdicas, las auroras boreales pasaron de ser un misterio, a una parte de importante de su cultura y creencias religiosas. De hecho, antes de su comprensión científica, las auroras polares, al igual que los cometas, estaban relacionados con desastres naturales, malos presagios y la ira de algunos dioses.

    Los Sami, indígenas noruegos

    Una leyenda Sami (un pueblo originario de la península de Laponia, al norte de Noruega) cuenta que la formación de las auroras boreales se produce por el rastro de fuego que deja el zorro celestial al cruzar los cielos durante la noche. 

    Para los sami, el rastro dejado por la cola del zorro en llamas, marcaría el paso del plano terrestre al otro mundo.

    De hecho, la palabra para identificar a las auroras boreales en finés es “revontulet”, que significa literalmente: Zorro de fuego.

    En Groenlandia…

    El pueblo esquimal groenlandés creía que el camino de luz en el cielo nocturno era producido por la procesión de almas hacia el otro mundo con motivo de las guerras. por lo tanto, la aparición de las auroras boreales durante el final del año, era tomado como un presagio de guerras.

    Para los Inuit

    Los inuit también son un pueblo indígena esquimal. Estos son originarios de las regiones más septentrionales de América del Norte, especialmente de Alaska.

    Para los inuits, las auroras boreales eran tan comunes como para nosotros puede ser ver las estrellas en la noche, por lo que estás están estrechamente relacionadas con sus costumbres y creencias.

    En su cultura, las auroras boreales representan el flujo de energía que transporta a las almas de los muertos hacía el más allá, por lo que lo veneran e inclusive existen varios relatos sobre chamanes que han realizado “viajes astrales” hasta las auroras boreales.

    Sin embargo, el choque con los descubrimientos y la ciencia moderna ha relegado la tradición inuit a poco más que algunas historias y leyendas folclóricas.

    Los comentarios para este artículo se han cerrado.

    Subir