¬ŅA qu√© Galaxia Pertenecemos?

Las personas muchas veces tienden a preguntarse a qué galaxia pertenecemos , y lo que podemos decir al respecto es que esta no es en si la vía láctea.

A que galaxia pertenecemos

nuestra galaxia

La nebulosa o a que galaxia pertenecemos es un tema de discusión ya que muchos afirman que no es la Vía Láctea la cual es sin duda una galaxia espiral donde se halla el sistema solar y a su vez se localiza la Tierra, planeta donde vivimos.

Seg√ļn las investigaciones, tiene una muchedumbre de 1012 masas solares y es una h√©lice cercada. Su eje medio se aprecia en unos 100 000 a√Īos luz, parecidos a casi un trill√≥n y medio de kil√≥metros o 9480 millones de dispositivos celestes. Se computa que sujeta entre 200 000 y 400 000 millones de diferentes estrellas.

El recorrido a partir del Sol hasta el eje de la nebulosa es de cerca de 25 766 a√Īos luz, en otras palabras, el cincuenta y dos por ciento del eje total astral. La V√≠a L√°ctea representa parte de un agregado de unas 40 galaxias citadas Grupo Local, y es la segunda m√°s magna y resplandeciente tras la de Andr√≥meda (sin embargo puede ser la m√°s maciza, como prueba una tesis nueva).La v√≠a l√°ctea vista desde nuestro planeta

De noche se observa ¬†como una imprecisa tira de luz blanca cerca de todo el globo astral. El an√≥malo sensorio de nuestra galaxia se debe a estrellas y otros materiales directos que se encuentran sobre el llano de la nebulosa, como el vapor espacial. La V√≠a L√°ctea surge m√°s esplendente en la orientaci√≥n de la zona de Sagitario, ya que hacia es en ese preciso lugar donde se puede encontrar a su n√ļcleo.

El dato sobre la galaxia a la que pertenecemos

El dato sobre la galaxia a la que pertenecemos

Tal cual como se ha venido diciendo desde un comienzo, interpretar y expresar a que galaxia pertenecemos es un dato realmente sencillo, pues nuestra nebulosa es sin duda la Vía Láctea y además de presentar a nuestro planeta es la que contiene del mismo modo al Sistema Solar.

En este orden de ideas, en diversas noches tranquilas podemos distinguir una franja blanca que cruza el firmamento de lado a lado, con diversas clases de estrellas, siendo algunas enanas o grandes. Asimismo, esas estrellas son simplemente una diminuta parte de nuestros vecinos. Entre todos constituimos la Vía Láctea, en otras palabras, nuestra galaxia.

A que galaxia pertenecemos : Vía Láctea

El Sistema Solar est√° en uno de las extremidades de la espiral, espec√≠ficamente unos 28.000 a√Īos luz del eje y adem√°s, se puede registrar unos 22.000 en cada lado.

Características de nuestra galaxia

Características de nuestra galaxia

Algunas de las características de nuestra galaxia, son:

1. Tama√Īo

La V√≠a L√°ctea es una nebulosa magna, espiral y puede poseer unos trescientos mil millones de estrellas, entre ellas, nuestro astro rey, el sol. En este sentido, puede llegar a medir unos 100.000 a√Īos luz de eje y posee una aglomeraci√≥n de m√°s de dos billones comparados con la del Sol.

2. El giro

Cada doscientos veinte y cinco millones de a√Īos el Sistema Solar perfecciona un giro cerca del centro de la nebulosa. Se menea a unos 270 km.

3. Resplandor

No podemos distinguir el resplandeciente eje ya que se intercalan materiales directos oscuros, polvo espacial y vapores fríos, que no permiten el paso de la luminaria. Se funde que sostiene un eficaz agujero negro.

4. Representación

La V√≠a L√°ctea posee una representaci√≥n aparente a la de un lente abombada. El n√ļcleo disfruta de una banda central con un perfil el√≠ptico y unos 8.000 a√Īos luz de eje. Las estrellas del foco est√°n m√°s congregadas que las de las extremidades. A su en torno se pueden ver una nube de hidr√≥geno, una que otra estrella y tambi√©n diversos c√ļmulos espaciales.

5. Nombre

Del mismo modo, también podemos conocer a la Vía Láctea, como Camino de Santiago, ya que se puede notarse a simple vista una tira de luz que anda por todo el cielo nocturno.

El hallazgo de nuestra galaxia

El hallazgo de nuestra galaxia

En 1610 Galileo, utilizando un telescopio, ratific√≥ la investigaci√≥n de Dem√≥crito, contando las estrellas que percib√≠a en el cielo, edific√≥ una fotograf√≠a de la V√≠a L√°ctea como una rueda espacial dentro del cual nuestro planeta se halla sumergido. Sin embargo, Galileo no pudo automatizar la dimensi√≥n de esta nebulosa. Pasados los a√Īos en ¬†1912 se revel√≥ la relaci√≥n entre el tiempo y la claridad de las estrellas citadas variables cefeidas, lo que le accedi√≥ calcular los trayectos de los montones o c√ļmulos globulares.

El Grupo Local

Junto con Andrómeda, el Triángulo, las Nubes de Magallanes,  galaxias y nebulosas más chicas y otros sistemas menores, constituyen un grupo afín por la gravedad y este se llama el Grupo Local.

Conclusiones sobre a que galaxia pertenecemos

Desde hace millones de a√Īos nos han expresado que el sistema solar concierne a nuestra galaxia, es decir a la ‚ÄúV√≠a L√°ctea‚ÄĚ, pero publicaciones nuevas hacen especular que en realidad el principio del sistema solar esta en la nebulosa enana Sagitario por lo que al darse un acercamiento Sagitario fue extendida, apartada y empapada por la v√≠a l√°ctea en un ejemplar de canibalismo astral.

El mapa del cielo

De acuerdo a los estudios, diversos investigadores realizaron una especie de mapa cuando el cielo se encontraba nocturno y esto sin duda hizo pensar que nuestro astro podría poseer su principio en otra nebulosa que está siendo tragada por la nuestra.

En torno a lo expuesto, con el pasar de los siglos los científicos han pretendido exponer por qué la Vía Láctea se nota con una corriente desde nuestro mundo. Asimismo, conforme los resultados obtenidos a través del mapa, la Tierra no forma parte de ella, sino más bien a la nebulosa enana Sagitario, que está siendo tragada.

Conforme con averiguación alcanzada por un propósito que asimila las expresiones infrarrojas en la zona, dirigido por la Universidad de Massachussets, los investigadores están reconociendo a incógnitas sobre la correspondencia entre la Vía Láctea y nuestro sistema solar que han durado como secreto.

A través de los planos infrarrojos, los investigadores destilaron millones de estrellas para orientarse en las citadas M Gigante. Estas estrellas son copiosas en la galaxia Sagitario, pero poco frecuentes en nuestra galaxia.

Antes de esta labor, los astr√≥nomos s√≥lo hab√≠an descubierto algunas estrellas esparcidas de la nebulosa enana Sagitario. Inclusive se exclu√≠a la presencia de √©sta hasta que se revel√≥ el n√ļcleo de esta reuni√≥n sat√©lite de estrellas por parte de un conjunto brit√°nico de navegantes espaciales.

La restricción de los astrónomos

El ángulo con el que es perceptible la Vía Láctea se advierta en el cielo habían interesado a los científicos. Si nuestro astro se hubiera causado en la Vía Láctea, viviríamos situados a la eclíptica de la galaxia, con los astros formados juntos del Sol en un ángulo muy análogo al que está ordenado nuestro Sol.

Por el inverso, como insinuara el investigador Edwin, el raro √°ngulo insin√ļa que nuestro Sol est√° siendo influenciado por otro sistema. Asimismo, los astr√≥nomos se ven un poco m√°s convencidos en expresar que el mapa infrarrojo parece solucionar el secreto y explicar el efectivo principio de nuestro sistema solar.

Finalmente es importante destacar que responder ahora a que galaxia pertenecemos es fácil de revelar puesto que estamos claros que no pertenecemos a la vía láctea sino a otra que está siendo devorada por esta.