4 Teorías Fundamentales Acerca Del Origen Del Universo Desde La Antigüedad

En la actualidad el Origen Del Universo sigue siendo una de las incógnitas mas grandes por resolver, sin embargo, solo podemos contar con teorías que dicen o aprueban el origen del mismo, tratando de encontrar una respuesta solida, sobre, de dónde se originan las cosas, tal como la vida misma.

El ser humano siempre ha cuestionado los orígenes de su existencia, desde el porqué de su vida hasta el planeta en el que habita. A lo largo de la historia han existido diferentes pensadores, científicos que han ofrecido diferentes teorías sobre la génesis universal.

Se dice que el origen del universo es el instante en que surgió toda la materia y la energía que existe hoy día en el universo a raíz de una gran expansión. Es uno de los temas más importantes de la cosmología y continúa siendo uno de los misterios más grandes de la ciencia.

Según varios científicos, la inmensidad del universo observable, incluyendo toda su materia y radiación, estaba comprimida en un punto denso y caliente a tan solo unos pocos milímetros de distancia. Este estado casi incomprensible se especula que existió tan sólo un instante del primer segundo de tiempo. Se ha comprobado que las galaxias se alejan, todavía hoy, las unas de las otras.

galaxias

No obstante los grandes esfuerzos que ha hecho la comunidad científica por hacer el mayor esfuerzo de develar la respuesta a todos estos grandes fenómenos, los avances de la misma en este aspecto han sido limitados.

El principal y uno de los mayores problemas a la hora de formular una teoría unificada hasta el momento, ha sido encontrar una o varias teorías que concilien el microcosmos y el macrocosmos. Innumerables científicos se han dado la tarea de tratar de desarrollar una teoría que trata de conciliar la mecánica cuántica con la relatividad general sin éxito.

También te puede interesar: 2 PROPIEDADES SIGNIFICATIVAS DE UN AGUJERO NEGRO SUPERMASIVO Y SU ORIGEN

Origen del universo desde la antigüedad

Desde lo más profundo de la antigüedad en la historia del hombre, siempre ha observado el cielo y se ha quedado maravillado con su aspecto, de seguro en un comienzo los hombres fijaron su atención en el objeto más luminoso que observaban el Sol.

Continuamente vendría la Luna y después las estrellas y los planetas. Ante esa imposibilidad de encontrar una aclaración para los movimientos de estos cuerpos celestes, estos se asociaron con la magia, buscando en el cielo la razón y la causa de los fenómenos sucedidos en la Tierra.

Esto, junto con la superstición y el poder que daba el saber leer los destinos en las estrellas dominarían las creencias humanas por muchos siglos. Cerca del 4000 a. C. al sur de Mesopotamia entre las planicies aluviales de los ríos tigri y eufrates nace una de las primeras civilizaciones, conocida como los sumerios.

La astronomía era la ciencia que caracterizaba a los sumerios, debido a la importancia que asignaban a los astros en el destino de los hombres. Fueron los que le dieron nombres a las constelaciones por donde se desplaza el sol en el transcurso de un año.

Estas constelaciones fueron identificadas con nombres de animales reales o imaginarios, por lo que se llamaron en conjunto el zodiaco. De manera similar, le asignaron nombres a las constelaciones constituidas por las estrellas más brillantes.

Crearon un calendario dividido en 12 meses lunares. Adoptaron el sistema sexagesimal y dividieron el día en 24 horas iguales. Sin embargo estos conocimientos científicos eran patrimonio de los sacerdotes y frecuentemente consideraciones prácticas y políticas tenían preponderancia sobre las indagaciones teóricas.

Grandes filósofos de la antigüedad

El conocimiento astronómico de sumerios y egipcios fue transmitido a los pensadores griegos que continuaron con el desarrollo científico. En la antigüedad existieron grandes pensadores griegos que aportaron sus diferentes conocimientos y razonamientos acerca del origen del universo.

Thales de Mileto

Alrededor del 600 a. C. instauró que la tierra era un inmenso cilindro que flotaba en un océano. Se dice también que realizó la predicción del eclipse de sol del 28 de mayo del 585 a. C. que sirvió para detener una batalla entre medos y lidios.

Pitágoras

Durante el 500 a. C. idealizó que los números tenían figura geométrica y poseían un tamaño cuantitativo. Desarrolló una teoría en donde ambos constituían la base del universo. La Tierra y todo el universo se desplazaban en círculos perfectos y su forma era esférica, por ser la misma la figura geométrica perfecta por excelencia.

Eudoxo

Otro filósofo griego a quien se le conoce como ser el primero en intentar establecer un sistema explica sobre cuanta de las irregularidades de los movimientos de los planetas. Supone que la tierra permanece inmóvil en el centro, y el resto de los planetas y el sol son formas esféricas que ejecutan movimientos circulares alrededor de ella.

Aristóteles

En torno al 300 a. C. establece la teoría de que la tierra es redonda y no plana como se pensaba, afirmando que la tierra está quieta y el Sol, la Luna, los planetas y las estrellas tienen una velocidad uniforme alrededor de ellas moviéndose en orbitas circulares, debido a que el movimiento circular, al ser el más perfecto que existe, es el que debe gobernar los cielos. Asegura que la tierra es el centro del Universo.

Aristarco de Samos

En su tiempo fue primer astrónomo que defiende la idea heliocéntrica del universo, donde los planetas incluyendo la tierra giran alrededor del sol. Dicha idea fue terminantemente rechazada por los otros pensadores griegos quienes mantuvieron por aproximadamente 2000 años la teoría geocéntrica. Otro aporte de Aristarco es que fue el primero en tratar de medir la distancia entre la tierra y el sol por medio de las fases de la luna.

teoría geocéntrica

Hiparlo

Elaboró un catálogo de cerca de 1000 estrellas. Además descubre la precesión de los equinoccios apoyándose en cartas estelares antiguas desarrolladas por Aristilo y Timocari, en Alejandría y escritos de Kidenas 340 a.C., en Babilonia.

También descubre la distinta duración de las estaciones, lo que le lleva a pensar en la idea de una velocidad variable del Sol en su movimiento alrededor de la tierra, y observa también que la velocidad de la Luna era a su vez variable en las cuadraturas.

También puedes leer: 4 CUALIDADES DEL BIG CRUNCH ¿EL UNIVERSO PODRÍA LLEGAR A SU FIN?

Ptolomeo

Agrupó todo el saber astronómico de su época en los trece tomos de su Mathematike syntaxis, más conocida por Megale syntaxis. Escrita en griego originalmente, es traducida al árabe y posteriormente transcrita al latín en la Europa medieval con el nombre de Almagesto.

Adoptó la concesión aristotélica del universo, donde la Tierra estaba en el centro y ocho esferas la rodeaban. En ellas estarían la Luna, el Sol, las estrellas y los cinco planetas conocidos en aquel tiempo: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno.

Estos planetas se movían en círculos más internos engarzados a sus respectivas esferas. La esfera más externa era la de las estrellas fijas, las cuales siempre permanecían en las mismas posiciones relativas, unas con respecto a las otras, girando juntas a través del cielo. Esta teoría dominó el conocimiento astronómico por 13 siglos.

Nicolás Copérnico

Fue un astrónomo polaco, conocido por su teoría heliocéntica, según la cual el sol se encuentra inmóvil en el centro del universo y la tierra gira alrededor de él. Se oponía a la teoría de Ptolomeo, entonces vigente, según la cual el Sol y los planetas giran alrededor de una Tierra fija.

Al principio Copérnico dudó en publicar sus hallazgos porque temía las críticas de la comunidad científica y religiosa. Fue el modelo del Universo más ampliamente aceptado a finales del siglo XVII.

Copérnico planteó que, en vez de ser esferas las que giraban alrededor de la tierra, podría ocurrir que la tierra girara alrededor de su eje una vez al día. La aportación más importante fue la de proponer que la Tierra no era el centro del mundo, sino que la Tierra y todos los demás planetas se movían describiendo círculos alrededor del Sol. De esta manera se pudo desechar la teoría de Ptolomeo.

Actualmente se comparte la existencia de cuatro teorías que fundamentan la creación del universo. Las cuales solo dos de esas teorías son las más aceptadas, aunque esto no quiere decir que las demás no tengan una base solida como para no considerárseles como teorías fundamentales.

Los científicos han intentando explicar el origen del Universo con variadas teorías, apoyadas en observaciones y unos cálculos matemáticos que resulten coherentes. Las más aceptadas son la del Big Bang y la teoría Inflacionaria, que se complementan entre sí.

Teorías fundamentales del origen del universo

Teoría del big bang

Esta teoría es la más conocida en la actualidad, muchos científicos están de acuerdo de que esta teoría explica, que el Universo se originó hace unos 10.000 o 20.000 millones de años, en el cual toda la materia del universo, estaba concentrada en una zona extremadamente pequeña, hasta que esta por medio de una gran explosión comenzó a expandirse.

La teoría del Big Bang se encuentra fundamentada por una serie de observaciones rigurosas y  soluciones de ecuaciones de relatividad, explicando así que toda esa materia, comprimida y contenida en un único lugar, fue impulsada tras la explosión, comenzó a expandirse, para acumularse en diversos puntos. En dicha expansión, la materia se fue agrupando y almacenándose para dar paso a las primeras estrellas y galaxias, formando así lo que conocemos como el universo.

Albert Einstein con su teoría general de la relatividad junto a la teoría estándar de partículas fundamentales, tienen un papel muy importante ya que todos estos aspectos, no solo hacen de esta la teoría más respetada, sino que dan lugar a nuevas e interesantísimas incógnitas.

Como por ejemplo si el universo seguirá en constante expansión por el resto de los tiempos o en vez de eso ocurre lo contrario, un evento similar al que le dio origen puede hacer que el universo entero vuelva a contraerse, entre otras teorías.

Teoría inflacionaria

Popularmente conocida como la teoría inflacionaria, formulada por el cosmólogo y físico teórico norteamericano Alan Guth y Andrei Linde, pretende explicar los primeros instantes del universo basándose en estudios sobre campos gravitatorios fortísimos, como los que hay cerca de un agujero negro.

Esta teoría da a entender que una fuerza única se logro dividir en cuatro fuerzas que conocemos como las cuatro fuerzas fundamentales del universo: gravitatoria, electromagnética, nuclear fuerte y nuclear débil, provocando así el origen del universo.

El empuje inicial duró un tiempo prácticamente insignificante, pero que de alguna manera fue tan violenta que, cuando la atracción de la gravedad frena las galaxias, el universo todavía crece y absolutamente todo en el universo está en constante movimiento.

Esta es otra de las más aceptadas y mejor fundamentadas, haciendo la diferencia entre un Universo real y otro Universo observable, considerando que el segundo es el habitado por el hombre, lo cual es mucho más pequeño que el Universo real.

Teoría del estado estacionario

Esta teoría cosmológica propuesta a mediados del siglo XX, da por sentada la oposición a la tesis de un universo evolucionario. Los seguidores de esta teoría consideran que el universo es una entidad que no tiene principio ni fin: no tiene principio porque no comenzó con una gran explosión ni se colapsará en un futuro lejano, para volver a nacer.

El promotor de esta idea fue el astrónomo inglés Edward Milne presentando un estudio, en el que los datos recabados por la observación de un objeto ubicado a millones de años luz, deben ser idénticos a los obtenidos en la observación de la Vía Láctea desde la misma distancia. Milne llamó a su tesis “Principio Cosmológico”.

Algunos astrónomos como Herman Bondi, Thomas Gold y Fred Hoyle en 1984, retomaron este principio y le añadieron algunos nuevos conceptos, como el principio cosmológico perfecto. Nuevamente estableciendo que el universo no tiene un principio y un final, ya que la materia interestelar siempre ha existido y en segundo término, que el aspecto general del universo no solo es idéntico en el espacio sino también en el tiempo.

Este principio incluye el tiempo como variable por la cual el universo presenta el mismo aspecto desde cualquier punto como también en cualquier instante de tiempo, siendo sus propiedades generales constantes tanto en el espacio como en el tiempo. El origen del universo estacionario se remonta al infinito hacia el pasado con un ritmo de expansión exponencial. El ritmo de expansión tiende a cero cuando el tiempo tiende a menos infinito, y tiende a infinito cuando el tiempo tiende a infinito.

Teoría del universo oscilante

La teoría oscilante es una hipótesis propuesta por Richard Tolman, plantea que nuestro universo sería el último de muchos surgidos en el pasado, luego de sucesivas explosiones y contracciones que en realidad el Universo no tuvo un origen común, sino que ha estado creándose y destruyéndose continuamente, pasando por una fase de expansión y otra de contracción.

Varios físicos han calculado que si la cantidad de hidrógeno de los espacios intergalácticos fuese siete veces superior a la materia del conjunto de las galaxias, la velocidad de fuga de estas se frenarían de súbito. Luego, las galaxias comenzarían a chocar, acercándose unas a otras. Hasta volver al estado inicial del universo. Lo que los científicos llaman el Ylem Primitivo.

El Universo, a pesar de su proceso de expansión siempre mantiene la misma densidad gracias a la creación continua de nueva materia. Su modelo se derivaba de una extensión del principio cosmológico. Se condensa en galaxias que ocupan el lugar de las galaxias que se han separado de la Vía Láctea y así se mantiene la apariencia actual del Universo.

Por su expansión  con la creación continua de materia, que se condensa en galaxias que ocupan el lugar de las galaxias que se han separado de la Vía Láctea y así se mantiene la apariencia actual del Universo. Sostiene que nuestro Universo sería el último de muchos surgidos en el pasado, luego de sucesivas explosiones y contracciones.

explosiones y contracciones

Las nuevas tecnologías han permitido estudiar no sólo los cielos desde la Tierra sino que el hombre, ingeniosamente, ha lanzado sondas a través del espacio, satélites alrededor de la Tierra, sondas lunares y planetarias, e incluso nos hemos atrevido a enviar mensajes a la espera de una respuesta extra solar y sondas que viajan hoy en día fuera del Sistema que nos alberga, lejos de la luz y el calor de la estrella que nos da la vida.

Durante miles de años el cielo nocturno con su majestuosidad, ha traído la esperanza de que se nos revele una razón para nuestra existencia en este lugar. En la búsqueda se ha reunido incontables mitos y explicaciones, y en nuestras historias en común, relatadas en antiguas religiones, ritos paganos, se ha intentado reunir significado y conveniencia a partir de un mundo en apariencia arbitrario, peligroso y sin propósito.

El desarrollo del Origen del Universo ha sido desde hace mucho tiempo, una constante en la evolución histórica del hombre y la mayor parte de los países del mundo han hecho aportaciones importantes, lo más aparente ha sido el vertiginoso uso de las nuevas tecnologías.

Deja un comentario