La Arqueoastronomía Como Doctrina De Enfoque Para Otras Disciplinas

La Arqueoastronomía es el análisis del cómo la sociedad del pasado concibieron el fenómeno del cielo, cómo utilizaron estas anómalas y cuál fue el papel del cielo en sus estudios.

Por su parte, Clive Ruggles objeta que es una falta a pensar a la Arqueoastronomía como un estudio o análisis de astronomía anticuada, ya que la astronomía moderna es un método científico, mientras que la Arqueoastronomía reflexiona definiciones ricas en sabiduría de los fenómenos espaciales por otras culturas.

Por lo general está atado a la etnoastronomía, que es la tesis antropológica de los exámenes espaciales en las sociedades contemporáneas. La Arqueoastronomía se atañe generosamente con la astronomía histórica, que es el empleo de datos históricos de sucesos estelares para confesar a problemas astronómicos y la historia de la astronomía, la cual emplea dicha investigación para valorar prácticas astronómicas acontecidas.

La Arqueoastronomía aprovecha una diversidad de sistemáticas para revelar evidencias de prácticas del pasado conteniendo la prehistoria, cosmografía, posibilidad y estadística, e historia. Dado que estas metodologías son muy diversas y dedican datos de otras fuentes de información, la composición de dichos instrumentos en demostraciones análogas ha sido muy dificultosa para los arqueoastrónomos.

arqueoastrónomos

La Arqueoastronomía repleta fosas suplementarios en la arqueología del paisaje y la arquelogía cognitiva. La certeza material y sus uniones con el cielo logran descubrir como un paisaje extenso puede ser completado en declaraciones a cerca de los períodos de la naturaleza, como en la astronomía Maya y su analogía con la agricultura.

Otros ejemplos que han certificado el enlace de ideas epistemológicas y del paisaje contienen las publicaciones del orden de los cosmos encajados en los caminos de las localidades.

La Arqueoastronomía puede ser empleada a todas las culturas en todas las fases de tiempo. Los significados del cielo perturban de cultura en cultura; no obstante, existen procesos científicos que logran ser usados a lo largo de culturas, asimilando sus dogmas antiguos.

Es por ejemplo la necesidad de equilibrar los aspectos sociales y científicos de la Arqueoastronomía que transportan a Clive Ruggles a narrar esta superficie de exposición como un área con trabajo académico de alta aptitud con un solo propósito pero con reflexión desmandada, acariciando la demencia del otro.

También te puede interesar: BIG BANG : TEORÍA Y EVIDENCIA QUE REFLEJA EL INICIO DEL UNIVERSO

Historia De La Arqueoastronomía

Historia De La Arqueoastronomía

Dos siglos antes de que Michell apuntara lo anterior, no estaban los arqueoastrónomos, es decir, no existían y no había arqueólogos profesionales, pero había astrónomos y coleccionistas.

Algunos de sus trabajos son reflexionados como los antecesores de la Arqueoastronomía; los coleccionistas descifraban la ubicación astronómica de las reliquias que se hallaban a lo largo de toda Inglaterra como es el caso de William Stukeley que hizo de Stonehenge en 1740 y John Aubrey en 1678 y Henry Chauncy en 1700 instituyó unos elementos astronómicos análogos afín a la alineación de las iglesias.

A finales del siglo XIX, algunos astrónomos como es el caso de Richard Proctor y también Charles Piazzi Smyth inquirieron la colocación de las pirámides.

La expresión Arqueoastronomía fue empleado por primera vez por Elizabeth Chesley Baity (como consejo de Euan MacKie) en 1973, pero como argumento de estudio puede ser mucho más viejo, acatando de la forma en la que se precise la Arqueoastronomía. Clive Ruggles dijo que Heinrich Nissen, laborando a mediados del siglo XIX, era innegablemente el primer arqueoastrónomo.

Posteriormente, Rolf Sinclair asentó que Norman Lockyer, quien hizo a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, puede ser exclamado el “padre de la arqueoastronomía”. Euan MacKie pensó que el origen fue mucho más tarde, determinando que el comienzo de la Arqueoastronomía moderna debe reincidir positivamente en el trabajo de Alexander Thom en Inglaterra entre el período de 1930 y la de 1970.

En la década de 1960 el trabajo del ingeniero Alexander Thom y del astrónomo Gerald Hawkins, quien planteó que Stonehenge era un computador prehistórico, iluminaron nuevas tipologías astronómicas de áreas antiguas.

Una visión al cosmos

Las demostraciones de Hawkins fueron separados claramente, pero no se apartó la labor de Alexander Thom cuyas consecuencias de los estudios en espacios megalíticos hipotetizaron la experiencia común de la astronomía en las islas británicas.

Euan MacKie, examinando que las teorías de Thom debían ser evidenciadas, ahondó en el área arqueológico Kintraw en Argyllshire en 1970 y 1971 para comprobar si la profecía de descubrir plataformas de investigación en la ladera de una colina por encima de una piedra, era correcta.

Había una superficie artificial lo que supuestamente comprueba la suposición de alineación a distancia de Thom (Kintraw fue estimado como un efectivo territorio para el solsticio de invierno lo que le accedió a Thom expresar la teoría geométrica en el monumento radial en Cultoon en Islay, poseyendo una deducción positiva de igual forma. MacKie por lo tanto, admitió las terminaciones de Thom y anunció nuevos principios de Inglaterra.

También te puede interesar: LAS GALAXIAS, SUS FORMAS DELIRANTES Y SUS MÁS RARAS CURIOSIDADES

Relación de La Arqueoastronimía Con Otras Disciplinas

Relación de La Arqueoastronimía Con Otras Disciplinas

La Arqueoastronomía ha sido pensada como un campo de estudio multidisciplinario que se fundamenta en el empleo de certeza escrita y no escrita para aprender la astronomía de otras culturas. Por tal motivo, puede ser observada como la conexión entre otros acercamientos de otras disciplinas para la exploración de la astronomía pretérita:

Como reflejo del progreso de la Arqueoastronomía como un espacio del conocimiento multidisciplinaria, la exploración en esta área se lleva a cabo por científicos aptos en un gran margen de otras disciplinas.

Algunos escritores recientes de discursos doctorales han explicado su trabajo como un estudio afín con el área de la arqueología y de la antropología cultural; con algunos saberes en historia conteniendo la historia de periodos y regiones determinadas, la historia de la ciencia y la historia de la religión; y con relación de la astronomía con el arte, lenguaje y religión. Solo algunas anomalías narran su trabajo como astronómico, y en esos casos sólo como segunda condición.

Las protestes de arqueólogos profesionales a la Arqueoastronomía han sido reformadas. Algunos enuncian incomprensión, e inclusive, oposición, alterando de un rebote e inclusive, oposición, variando desde un rebote por parte de la corriente primordial de la arqueología acerca de lo que advertían como una franja de la Arqueoastronomía hasta una desavenencia entre el énfasis cultural de los arqueólogos y el vigor cuantitativo de los iniciales arqueoastrónomos.

No obstante, los arqueólogos han llegado cada vez más a unir muchas de las doctrinas de la arqueoastronomía en los libros  de la arqueología y, como se indicó anteriormente, algunos estudiantes rasguean discursos de arqueología en temas relacionados con los de Arqueoastronomía.

Gracias a que los arqueoastrónomos no conciertan con la determinación del método, se debate su nombre. Las tres sociedades académicas más significativas a nivel internacional conciernen la Arqueoastronomía al estudio de la cultura, utilizando el vocablo Astronomía en la Cultura o alguna versión análoga.

Michael Hopkin reflexiona que una parte valiosa de la disciplina es la cosecha de testimonios, en lugar de efectuar teorías, y planteó rotular este semblante de la disciplina como Arqueotopografía.

Por otro lado, Ruggles y Saunders expusieron las palabras Astronomía Cultural como una expresión unificadora para varios procesos del estudio de astronomías públicas Otros han discutido que la astronomía es una expresión inadecuada, ya que lo que ha experimentado son las ciencias y las poblaciones que han empleado los logos han insinuado afiliar la cosmovisión española.

También te puede interesar: LA ASTROLOGÍA, ¿CREENCIA O CIENCIA? UN DEBATE DESDE EL PRINCIPIO DE LOS TIEMPOS

Es importante aclarar que la Arqueoastronomía como estudio de la sociedad del pasado concibió el fenómeno del cielo, y como llevaron a cabo estas extrañas anomalías y como se llevaron a cabo su relación con el universo.

Deja un comentario